En los últimos tiempos, se ha encontrado que los trabajadores de distintos niveles, además de buscar satisfacción en la retribución económica por la carga laboral que desempeñan, también pretenden mejorar sus condiciones emocionales y buscan espacios en donde se les considere, aunado a su salario monetario, un “salario emocional” que les permita sentirse en desarrollo como persona, en lo profesional y familiar.

La psicóloga e investigadora Érika Villavicencio Ayub comentó que se trata de un rubro que cada vez más empresas han implementado al desarrollar programas de bienestar laboral, siendo así como se hace un pago emocional, lo cual, durante los primeros meses de la crisis sanitaria, permitió que se incrementaran los índices de producción y ventas, así como una notable reducción del índice de accidentes entre sus colaboradores.

Comentó que es un tema que se ha comenzado a implementar en empresas de las grandes ciudades, y en Aguascalientes se ha buscado la manera de que esto también sea una realidad, dado que, de igual manera, es una forma de cuidar la salud emocional de las personas y de sus familias.

SALARIO EMOCIONAL

¿En qué consiste?

  • Son un conjunto de retribuciones no monetarias que recibe un colaborador.

Ejemplos

  • Horarios flexibles para laborar.
  • Permisos para atender necesidades personales.
  • Facilidades para el desarrollo personal.

TIEMPOS COMPLICADOS. La especialista realizó un estudio en el cual midió el impacto de la COVID-19 en los trabajadores mexicanos durante 2020 y 2021, y detectó que, en la emergencia sanitaria, dos de cada cuatro empleados han tenido síntomas relacionados con un trastorno mental, incluido estrés laboral o postraumático, depresión y ansiedad, por lo cual prácticamente la mitad enfrenta una situación difícil.

“Los múltiples retos y situaciones complicadas hacen que los colaboradores no sólo se desgasten o se alejen de la responsabilidad y la atención hacia su desempeño en la organización, sino que los orilla a irse y buscar otro lugar de trabajo donde, por ejemplo, se les permita atender un tema familiar o personal…” Érika Villavicencio, investigadora

 

¡Participa con tu opinión!