Aunque en la entidad se ha trabajado por la diversificación del sector productivo, sin duda el automotriz sigue siendo el principal a pesar de sus problemas actuales, ante el desabasto de algunas piezas que han limitado su actividad y que le ha llevado a paros técnicos escalonados, requiere del impulso para salir del bache por el que atraviesa.
Así lo consideró el secretario de Desarrollo Económico, Manuel González Martínez, quien resaltó que en la actualidad, el automotriz es un sector que enfrenta retos muy importantes, pues al menos en lo que respecta al ensamblaje, han escaseado componentes electrónicos de importación provenientes de Asia, y aunque en Aguascalientes pudieran ser fabricados, en lo inmediato no es posible.
Y como se espera que en próximos meses continúe el desabasto de algunas partes y componentes de importación, es posible que los paros técnicos sigan, pero con planeación y sin afectar a los trabajadores, tal como se ha hecho hasta ahora.
Por lo que respecta a las plantas de Nissan, se ha advertido que el plan de labores, con el acuerdo de los trabajadores, es rolar turnos y hacerlos escalonados, pagándoles hasta el 75% de su sueldo, con la intención de que a más tardar a mediados de mayo todo se vaya regularizando.
La situación por la que atraviesa este sector en particular, se viene arrastrando desde el año pasado, que por la pandemia, empresas asiáticas que abastecían de los insumos a las ensambladoras de autos, tuvieron que parar y no han logrado regularizar su producción, lo que provoca el desabasto que ha alcanzado a las plantas instaladas en la localidad.
No obstante, comentó González Martínez, esto también lleva a pensar en el acelerar la diversificación de la cadena productiva, pues sin duda, la industria automotriz tendrá que seguir creciendo como hasta ahora, pero también estará en sus manos pensar en la diversificación de sectores.
Así lo han hecho algunas empresas proveedoras de esta industria, que a pesar de la crisis por la pandemia, lograron reconvertir parte de su actividad, y ahora ya no sólo atienden al sector automotriz, sino a otros giros en los que también han comenzado a tener éxito, apostando a las tecnologías de la información, electrónica, agroindustria, farmacéutica o biomédica, entre otros.