El titular del ISSEA, Miguel Ángel Piza Jiménez, aseguró que en los hospitales del sector salud no se tolerarán actos de negligencia que pongan en riesgo el bienestar de los pacientes. Dijo que sin excepción se dará parte a las autoridades correspondientes para que ningún caso quede impune.

Lamentó los hechos sucedidos en el Hospital General de Calvillo, en los que se presume la negación de la atención médica a una usuaria renal, la cual desafortunadamente más tarde perdiera la vida. Además, ofreció a los familiares de la paciente todo el apoyo y respaldo necesario para enfrentar esta tragedia.

Informó que ya se iniciaron las respectivas investigaciones para deslindar responsabilidades y se apliquen las sanciones de ley.

El Instituto de Servicios determinó que las autoridades del hospital deberán rendir de manera inmediata un informe pormenorizado de los hechos y entregar evidencia gráfica que permita determinar la participación del personal en la atención de la paciente.

“Ya se procedió a presentar las denuncias formales, lo que sin duda sentará el precedente para evitar que este tipo de casos se repitan”.

Se establecerán procesos de atención que impidan que estos casos ocurran nuevamente; el personal tanto del nosocomio de Calvillo, como de los otros hospitales, fueron informados de esta grave situación, para que actúen responsablemente y se eviten problemas legales. El funcionario dijo además que afortunadamente son excepcionales los casos en que no se actúa con le ética necesaria, y aclaró que a nadie se puede acusar de momento, hasta que se deslinden responsabilidades.

La familia de la paciente será asesorada por la Unidad de Atención a Víctimas del Delito de la Secretaría General de Gobierno y de la Comisión Estatal de Arbitraje Médico (Coesamed), y se proceda en caso de alguna responsabilidad penal o médica, para que no haya impunidad.