A pesar de los preocupantes índices de corrupción en los cuales está inmerso el país, que en consecuencia lo colocan como una de las naciones con las tasas más altas de América Latina y del Caribe, las acciones emprendidas para erradicar prácticas deshonestas de instituciones públicas, tardarían al menos treinta años antes de comenzar a ver resultados positivos, estimó el Comisionado de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, Jorge Alberto Alatorre Flores.
Peor aún, el experto en el tema precisó de manera tajante que la corrupción jamás se terminará en el país. Si bien reconoció que han sido importantes los avances que se han hecho de parte de organismos autónomos e incluso de los propios gobiernos, el hecho de poder ver resultados concretos en el combate a la corrupción comenzó tarde, por lo cual en no menos de dos generaciones o en treinta años, quizá se pudiera tener otra percepción sobre el tema.
«No existe ningún país en el mundo sin corrupción y ésta jamás se terminará, no ha sucedido en Noruega, no se ha acabado en Finlandia. Lo que tenemos que aspirar es a que la corrupción deje de ser endémica entre el intercambio entre ciudadanos y las autoridades», agregó.
Alatorre Flores, finalmente indicó que si esta toma de decisiones para combatir la corrupción hubiera empezado en los años 60´s, México sería un país totalmente diferente «Se trata que la corrupción sea la excepción no la norma. Entonces esto no nos puede llevar más de una o dos generaciones, pero en algún momento teníamos que comenzar», precisó.

¡Participa con tu opinión!