El desempeño de la industria del autotransporte de carga es un termómetro para medir el bienestar de la economía y del sector productivo en el país, advirtió la Cámara Nacional del ramo que en Aguascalientes preside Roberto Díaz Ruiz.
En medio de la pandemia y derivado de las medidas restrictivas para contener la propagación del COVID-19, este sector se vio duramente afectado, tanto por una disminución en la demanda del servicio como por una reorientación del mismo.
Y es que a pesar de haber sido catalogado como un sector esencial, una encuesta realizada por la propia Canacar, al seno de su membrecía en el país, revela que los efectos de la pandemia fueron adversos.
Por una parte se reflejan en una caída en la facturación del 28.9%, la disminución en la productividad del 27.7% y la pérdida del 2.9% de los empleos (promedio ponderado), desde la Declaratoria de Emergencia Sanitaria en el país, el 23 de marzo del 2020.
Es válido decir que los datos anteriores muestran la fotografía más completa de los efectos contra el sector, pues es preciso recordar que en mayo de 2020, al comienzo de la pandemia, mediante otra encuesta, Canacar reveló que las ventas en las empresas de autotransporte de carga cayeron 46.1%, la productividad un 43.8% -en promedio ponderado-, y pese a ello, sólo reportaron la pérdida del 1.1% de los empleos.