No se quedó sin festejo

A diferencia de años pasados, en que la noche del 24 de abril se convertía en horas especiales de fiesta, bullicio y música por ser el auge de la verbena popular, en esta ocasión, no hubo otra vez Feria, pero sí festejo a San Marcos el Evangelista, para quien se ofició la Misa de Gallo, en la que no faltaron las Mañanitas con mariachi.
De nueva cuenta, la celebración religiosa fue diferente a lo que se había tenido de 1948 hasta 2019, y es que la pandemia por la COVID-19 obligó a cancelar, por segundo año consecutivo, la Feria Nacional de San Marcos, de ahí que la misa de ayer se celebró a temprana hora de la noche, y sin el bullicio que, en el pasado, era normal en la explanada frente al templo.
La Misa de Gallo fue presidida por el párroco del templo, Abel Cardona, quien comenzó y terminó, musicalmente, en su mensaje a los fieles que le acompañaron en la transmisión vía redes sociales y televisión. El pastor recordó que, por segundo año consecutivo, no hubo Feria de San Marcos como tal; no obstante, las circunstancias que orillaron a su cancelación han llevado a la comunidad hacia la reflexión y reconciliación, a la idea de vivir en una mejor sociedad con la participación de todos. Es momento de orar y confiar en la intercesión de San Marcos Evangelista, dijo.
Ahora, con dos años sin Feria como tal, esto debe llevar a pensar que la verbena abrileña es de puertas abiertas, y sería conveniente haber aprendido la lección para que, en adelante, sea disfrutada, pero con responsabilidad y dignidad. Este fin de semana, de manera discrecional, otra vez, la Feria de San Marcos, la Feria de México, se lleva a cabo sólo para unos cuantos y, ahora sí, se recordó al Evangelista como el Patrono de la Feria de Ferias.