El presidente de la Unión Ganadera Regional General Hidrocálida, José de Jesús Guzmán de Alba, señaló que si llueve a lo largo de este mes de octubre se remediará la actual problemática de los potreros que no han acumulado la suficiente agua para que esté disponible para el ganado durante el año 2020.
“En este momento, el estado de Aguascalientes se encuentra muy por debajo de la media anual, no se han llegado a los 350 milímetros, cuando el promedio es 550 milímetros, pero si los tanques y bordos captan el vital líquido se tendrá un año malo, no catastrófico”.
De acuerdo a los bordos existentes en las parcelas, dijo que la mayoría se encuentra a un 50% de su capacidad de almacenaje, lo cual indica que se tendrá agua hasta el próximo mes de enero del 2020, pero si no caen cabañuelas en ese tiempo se agravará la situación para dotar de agua a miles de cabezas de ganado.
Hasta ahora, el año 2019 ha sido malo, pero todavía no se llega a un nivel de gravedad catastrófica; se tiene la pérdida de cultivos de temporal, motivo por el cual se trabaja ahora en un programa de siembra de avena por parte de la Federación y del Gobierno del Estado para acceder a pasturas en los siguientes meses, ya que este cultivo aguanta muy bien el clima frío.
Los silos se encuentran escasos en el mercado para alimentar al ganado de Aguascalientes y de otras regiones del país, pero los productores ganaderos lo que desean es que haya pasturas en el campo; “estamos asustados a medias por las condiciones que se registran en las praderas, lo bueno es que sí llovió algo, pero se necesita más”, solicitó.
“Al mismo tiempo, algo que ha estado beneficiando es que en Estados Unidos sembraron mucho maíz y se está cosechando, bajando el precio de este grano, y al suceder esto aumenta el precio del ganado de una semana a otra, lo cual no ha repercutido todavía en el mercado mexicano, pero la buena noticia es que no habrá desabasto de granos y se podrá engordar al ganado”, puntualizó.