Luego de haber pasado uno de los años con menos oportunidades, el reto que se tendrá que enfrentar en este nuevo ciclo es lograr el fortalecimiento de las empresas jóvenes y las que lograron crearse recientemente, a las que sin duda, tendrá que dárseles impulso para aprovechar las oportunidades que se presenten en los ámbitos público y privado, expresó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Palacios Salas.
Otro de los retos a hacer frente tiene que ver con el sostenimiento del número de afiliados al organismo empresarial, lo cual será posible al tratar de lograr mejores oportunidades de trabajo y acuerdos para que puedan desempeñarse, y no sólo sostenerse, sino crecer y reactivar el empleo que ya se venía generando.
Se ha estado trabajando en la búsqueda de alianzas con grandes empresas que apoyen e impulsen el crecimiento y fortalecimiento de las constructoras más pequeñas pero que tienen capacidad para desarrollarse.