La gente no debe alarmarse ante el hallazgo en China de un nuevo virus llamado G4 que desciende genéticamente de la gripe porcina H1N1, advirtió el ex presidente del Colegio de Medicina Interna de Aguascalientes e infectólogo Francisco Márquez Díaz, quien pidió a la población esperar a que se investigue mejor y evitar el estrés y la paranoia en cuanto a las infecciones.

El especialista explicó que históricamente tener animales en cautiverio es lo que a la larga ha traído enfermedades a los seres humanos. En tal sentido, recordó que la tuberculosis la desarrollan los humanos por su convivencia con el ganado vacuno. La tosferina también es desarrollada por la convivencia con los perros y en el caso del coronavirus, éste tiene genes de murciélago y de otras especies que tarde o temprano tienen el potencial de alojarse en los humanos. “Entonces domesticar animales, ha llevado al paso de los años a que sus enfermedades se puedan transmitir”.

En lo referente al hallazgo del virus llamado G4 o gripe porcina que ocurre en personas que están en contacto con cerdos infectados, pueden presentar síntomas similares a los de la gripe humana normal y pueden incluir fiebre, letargo, falta de apetito, tos, secreción nasal, dolor de garganta, náuseas, vómitos y diarrea.

Sin embargo, Márquez Díaz resaltó que aunque los investigadores chinos dicen que este nuevo tipo de gripe porcina tiene el potencial de causar una futura pandemia, los científicos de todo el mundo comentan que el virus no parece representar actualmente una amenaza inmediata para la salud mundial, por lo que llamó a no generar alarma ni pánico entre la población. “Hay que esperar a que nos digan qué tanto riesgo puede tener de transmisión, porque afortunadamente muchas de las enfermedades nuevas no se transmiten de persona a persona y eso podría ser la condición de estas nuevas enfermedades emergentes y que por lo tanto, no nos den riesgo significativo de pandemia, ojalá que así sea”.