Una sentencia de dos años y seis meses de prisión, fue la que un juez de Control y Juicio Oral Penal del Centro de Justicia Federal en Aguascalientes dictó a un individuo que en el mes de julio pasado fue detenido por policías estatales en calles del fraccionamiento Bosques del Prado Norte, tras ser detectado en posesión de una pistola calibre 45 mm.
El agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, aportó los elementos de prueba para que Francisco Javier A., de 38 años, fuera sentenciado a 2 años y 6 meses de prisión, así como al pago de una multa de 42 Unidades de Medida y Actualización (UMA), al ser encontrado responsable del delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.
Fue el día 21 de julio pasado, a las 05:45 de la madrugada, que policías estatales interceptaron en la avenida Aguascalientes Norte, a la altura de la calle Monte Everest, en el fraccionamiento Bosques del Prado Norte, una camioneta Ford Explorer, color blanco, con placas de circulación del estado de Puebla y con vidrios polarizados.
A bordo de dicha camioneta iban cuatro personas del sexo masculino y en determinado momento el conductor les ofreció dinero a los policías estatales para dejarlos ir.
Lo anterior despertó las sospechas de los oficiales, por lo que procedieron a someterlos a una revisión corporal, sin que en esos momentos se les encontrara algún objeto sospechoso. Sin embargo, al registrar el interior de la camioneta Ford Explorer, localizaron una pistola tipo escuadra calibre 45 marca Taurus, con el cargador abastecido con 9 cartuchos útiles.
Por tal motivo, se procedió a detener al conductor identificado como Aarón Israel, de 32 años, originario de Jalisco y a sus acompañantes Francisco Javier, de 38 años, originario de Sonora; Alfredo, de 41 años, originario de Jalisco y a un adolescente de 16 años, originario de San Luis Potosí.
Todos ellos fueron trasladados ante el agente del Ministerio Público de la FGR en Aguascalientes, donde se estableció que la pistola le pertenecía a Francisco Javier, quien al igual que Aarón Israel, contaba con antecedentes penales por robo con violencia y daño en las cosas.

¡Participa con tu opinión!