Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para la urgencióloga Ivette Hidalgo ha sido muy complicado enfrentar la incertidumbre de los pacientes al entrar a un hospital, de donde, dice, no saben si volverán a salir.
La especialista del Hospital General de Zona 1 de Aguascalientes del IMSS, entidad que ahora enfrenta un repunte de contagios, alerta sobre la manera súbita en la que ocurren las muertes por Covid-19 y en la necesidad de tener más opciones para salvar vidas.
“Lo peor de la pandemia han sido todas las muertes que hemos tenido a nuestro alrededor de manera precoz, todo el miedo de los pacientes cada vez que ingresan y no saben si van a volver a salir”, narra.
“Y bueno, a veces la impotencia de no poderlos ayudar como uno quisiera”.
Ivette, quien labora en el área destinada a atender a aquellas personas positivas al SARS-CoV-2, agradece que sus compañeros muestren su solidaridad y empatía durante esta pandemia. Lograr salvar vidas es para los médicos un respiro, asegura.
“Tengo un paciente que recibí en el área de urgencias, muy grave que tuvimos que intubar y posteriormente, como apoyamos en piso también, lo evolucionamos, y después de 17 días intubado, lo pudimos extubar.
“Después de unos días, también pudimos darle la despedida. El señor se mostró muy agradecido y la familia también. Hicimos videollamada y también estaban muy, muy agradecidos con nosotros. Al final de todo eso vale la pena”, señala.