No sabe beber, ni manejar

A pesar de que todavía no llega a su mayoría de edad, un joven conducía completamente ebrio el vehículo del papá y se lo acabó, luego de que perdió el control del volante y se fue a estrellar contra un domicilio ubicado en el fraccionamiento Ojocaliente IV.
Quien salió malo para tomar bebidas embriagantes, al igual que malo para conducir, es un joven de 17 años de edad, quien ayer por la madrugada participó en un fuerte percance vial.
Elementos de Vialidad Municipal de Aguascalientes se trasladaron a la calle Salitrillo y esquina con la calle Ocote, en el fraccionamiento Ojocaliente IV, luego de recibir el reporte de que en ese lugar se había registrado un percance.
Al hacer su arribo se percataron que un vehículo marca Ford, en color gris, se había estrellado contra un domicilio marcado con el número 209 de la calle Salitrillo, luego de que el conductor perdió el control del volante.
Se estableció que el menor de edad lo hacía a velocidad inmoderada, además de que se encontraba bajo los influjos de las bebidas embriagantes, lo que contribuyó a que se suscitara el percance.
Afortunadamente dicho individuo resultó ileso, aunque no pudo evitar que se lo llevaran detenido a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, donde lo pusieron a disposición del juez