En el hospital terminó un automovilista en condición grave, luego de que por conducir a velocidad inmoderada y sin precaución, se fue a estrellar contra un vehículo al pasarse la luz roja de un semáforo en funcionamiento.
El percance se registró ayer a las 04:10 horas, en la avenida Ignacio Zaragoza y esquina con la avenida Aguascalientes.
Debido a la gravedad de las lesiones, el presunto responsable no pudo ser identificado y fue trasladado a un nosocomio a recibir atención médica.
Elementos de Vialidad del Municipio de Aguascalientes que se presentaron en el lugar del accidente, se percataron que el ahora lesionado conducía un vehículo Nissan, en color gris. Circulaba por la avenida Ignacio Zaragoza y al llegar al cruce con la avenida Aguascalientes, se pasó la luz roja del semáforo en funcionamiento.
Lo anterior provocó que se estrellara contra un vehículo Chrysler, en color tinto, que era conducido por el señor Gregorio, de 50 años de edad, que circulaba en condiciones normales y con la luz del semáforo en verde, por la avenida Aguascalientes.
Por el fuerte golpe, el conductor perdió el control del volante y fue a chocar contra la base del semáforo, mientras que el presunto responsable se fue a estrellar contra otro vehículo Chevrolet, en color rojo, que era conducido por una persona que dijo llamarse Mario, de 32 años de edad, quien estaba momentáneamente detenido por indicaciones del semáforo. Ambos conductores resultaron afortunadamente ilesos.