Érika Hernández
Agencia Reforma

Chiapas, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador recordó que en 2012 renunciaría a su aspiración de llegar a la Presidencia, sin embargo, se detuvo porque los conservadores harían fiesta.

«Nos llevó tiempo el lograr el inicio de esta transformación. Ustedes saben que se luchó bastante, y luchamos con perseverancia, no nos rendimos, y nos hicieron un fraude, luego otro, con ganas de que nos diéramos por vencidos, con ganas de que nos hiciéramos a un lado, demostrarnos que no íbamos a poder», dijo.

Ante decenas de seguidores, en la inauguración de una sucursal del Bienestar, con un costo de 4 millones de pesos, aseguró que incluso ya había redactado su discurso de despedida para leerlo en el Zócalo tras los resultados de la elección en la que ganó Enrique Peña Nieto.

«Pensé en renunciar, más que nada a ser candidato, iba yo a decir en el Zócalo que había hecho yo hecho lo posible, que quería ser yo como el Presidente Juárez, Madero, Cárdenas, y que no había podido o no había sabido hacerlo, porque no habíamos podido llegar, y que dejaba yo de ser candidato, que iba a seguir luchando, pero que ya no volvía a ser candidato», relató.

«Les confieso que escribí el texto para que me despidiera yo, porque me molestaba mucho eso, de que luchaba yo por el poder, por la ambición al poder (como decían sus adversarios), cuando siempre he luchado por ideales, por principios».

Sin embargo, apuntó, lo pensó y tomó una decisión: «Dije: ‘No, vamos a seguir adelante. Sí iba a ser un acto de dignidad importante, decir renuncio, pero va a haber fiesta en las colonias donde viven los conservadores, la mafia, van hasta brindar de que ya nos rendimos'».

Comentó que también pensó que no sería fácil el relevo de un dirigente, así que decidió que la tercera fuera la vencida.

Argumentó que su Gobierno ha sido cumplido, porque sabe manejar el dinero del pueblo con honradez y no tiene ambición al poder ni apego.

Insistió en que llegue quien llegue deberá continuar con sus programas.

«Esté quien esté en el Gobierno, el que venga, hombre o mujer, quien sea, va a tener que continuar. No es una dádiva, es un derecho. ¿Qué es el bienestar? Estar bien, y todos tenemos derecho a vivir bien, libres de miseria, sin miedos, temores, es la verdadera libertad», añadió.

Nuevamente, felicitó a los militares, con quienes se sorprendió de que sus ingenieros de las Fuerzas Armadas pudieran hacer otras obras.

«Descubrimos que era un equipo profesional, muy bueno, y que nos dejaron como parte de la mala herencia, empresas constructoras amañadas, muy echadas a perder, empresas constructoras muy acostumbradas a sobornos, moches a los funcionarios y a hacer malas obras», indicó.

Incluso, aseguró que ahora las empresas españolas están enojadas porque quedaron malacostumbradas.

«Les dijimos: ‘a robar a otra parte, a robar más lejos'», añadió.

El Presidente prometió en esta comunidad que a 200 mil productores de Chiapas los ayudarán con fertilizantes.