La Unión Nacional de Padres de Familia, capítulo Aguascalientes, solicitó al presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Asunción Gutiérrez Padilla, no presentar la acción de inconstitucionalidad en el sentido de que involucrar a los padres de familia en la educación de sus hijos para formarlos conforme a sus convicciones, es violatorio de Derechos Humanos.

María Eugenia Alba Olvera, secretaria general de la UNPF, aseveró que el organismo se encarga de brindar formación a padres para que puedan involucrarse de manera efectiva en la educación de sus hijos buscando disminuir el ausentismo, aumentar el rendimiento académico, mejorar los comportamientos en el aula, apoyar en la relación entre maestros y padres de familia, en pos de los pequeños.

“Queremos que prevalezca el interés superior de la infancia, vemos valiosa la aprobación del llamado Pin Parental en el Estado, pero deben dejar de existir prejuicios en contra de los padres de familia que buscan involucrarse en la educación de sus hijos”, sostuvo.

Comentó que no se puede suponer que con mandar a los hijos a que cumplan el horario en la escuela, la tarea está hecha, eso sería un retroceso en derechos humanos tanto de infantes como de padres de familia de Aguascalientes y del país.

“El reto de ser padre o tutor es un desafío y no debe ponerse una barrera entre padres e hijos para que la obligación de educar recaiga únicamente en los docentes, sería una invasión excesiva en el libre desarrollo de las familias el que el Gobierno tenga la potestad única de determinar con qué valores educar a los hijos”.

Agregó que disentir es un derecho y es indispensable construir una sociedad democrática incluyente en la que todos quepan y por eso se ruega a la CEDH no caer en prejuicios ni impresiones genéricas e impersonales sobre los padres de familia que sin duda confían en que todos quieren lo mejor para sus hijos.

“Por los niños, la UNPF Aguascalientes pide que antes de presentar la acción de constitucionalidad anunciada, los reciba en su oficina para escuchar de viva voz a los padres de familia, que no por no poder pagar educación particular, les sea negado el derecho a involucrarse y participar en la educación y formación de sus hijos”, finalizó.