Benito Jiménez 
Agencia Reforma

CDMX.- Florian Tudor “El Tiburón”, presunto jefe de una mafia rumana dedicada, entre otras cosas, a la clonación de tarjetas bancarias, podría apegarse a un criterio de oportunidad y ventilar a los funcionarios que lo apoyaron, advirtió Alberto Capella, el ex jefe de la Policía en Quintana Roo.

“Seguramente habrá decenas de personas, particularmente funcionarios y actores políticos que no dormirán tranquilamente porque seguramente esté sujeto aprovechará un criterio de oportunidad para echar los delante a todos aquellos que apoyó en su momento y que no lograron al final del día la protección para seguirse manejando con impunidad que aparentemente este sujeto había comprado”, dijo Capella a Grupo REFORMA.

La Fiscalía General de la República detuvo en la Ciudad de México a Tudor, presunto jefe de una mafia rumana que opera en la Riviera Maya, con base en una orden de detención provisional con fines de extradición presentada por el Gobierno de Rumania.

“Finalmente, bueno, pues se hizo justicia, el tiempo nos dio la razón, después de que pues parecía que tenía una interminable red de protección de algunos traidores dentro de las instituciones”, dijo.

Indicó que en el ámbito local y nacional se trató de una banda que generaba unos 4 mil millones de dólares.

“Creo que la parte vergonzosa para nosotros es el crecimiento que tuvo esta red bajo el amparo de la protección nacional gracias a la corrupción y donde al final no encontró su refugio”, afirmó.

Recordó que como funcionario generó información sobre la actividad delictiva de Tudor, lo que le valió amenazas.

En mazo la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, recibió a Tudor.

“El encuentro privado se realizó en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en Avenida Constituyentes, donde la servidora pública atendió la solicitud del ciudadano de origen rumano, de ser escuchado por las autoridades del Gobierno de la República”, anotó entonces la dependencia en una tarjeta informativa.

“En la reunión se le dio fecha de la garantía de audiencia ante la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público”, añadió.

El 26 de febrero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ordenó a la funcionaria recibir a Florian Tudor.

No obstante, desde febrero la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) a la red de empresarios y políticos presuntamente relacionados con la mafia de clonación de tarjetas que encabeza el Tudor, en el Caribe mexicano.

La UIF informó el 4 de febrero pasado del bloqueo de cuentas a 79 personas físicas y morales, relacionadas con la mafia rumana, varios de ellos empresarios y ex funcionarios de gobierno.

La indagatoria realizada por la dependencia, en coordinación con el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), involucró al diputado local y secretario general del Partido Verde en la entidad, al ex Secretario de Seguridad Pública de Cancún, José Luis Jonathan Yong, así como al titular de la Notaría 37 en Cancún, Naín Gabriel Díaz Medina, entre otros políticos y ex funcionarios.