Aunque desde hace 4 semanas se reinició la actividad comercial, de servicios y atención turística a los visitantes del municipio de San José de Gracia, particularmente en la zona de la presa Calles y del Cristo Roto, es tiempo en que apenas un 50% de los negocios operan, el resto, aunque tienen entusiasmo les faltan recursos para reinvertir.

Así lo dio a conocer la alcaldesa de dicho Municipio, María Cristina López González, quien refirió que en lo que ha estado en manos de la Presidencia Municipal se les ha apoyado, no obstante, la escasez de presupuesto es lo que ha puesto limitantes.

A estas alturas el recurso económico municipal es muy limitado, y “estamos trabajando con lo que nos mandan de presupuestos, pero con eso apenas cubrimos las prioridades y necesidades básicas de la gente”.

Refirió que para la administración que ella encabeza, la prioridad es la buena atención con los servicios públicos básicos, así como continuar con el programa permanente de mejoramiento de vivienda, lo cual es una necesidad fundamental en muchas familias.

Durante los meses de aislamiento, de marzo a mediados de junio “nos fue mal, como a casi todos, sí, tuvimos bajas por lo mismo de la pandemia y se quedó inactiva la actividad turística en San José”.

López González indicó que ya son 4 fines de semana los que se han reabierto los negocios aledaños a la Presa Calles, “esperemos que esto sea para bien, estamos empezando, no ha sido fácil, la gente tiene que invertir nuevamente y se les complica, pero estamos trabajando de la mano”, comentó.

El punto favorable es que hasta ahora, ninguno de los comerciantes se ha echado para atrás en la intención de reiniciar con su negocio, sólo están esperando un poco más, “todos tienen entusiasmo, pero además, aquí se genera una derrama económica que todos necesitamos”, recalcó la alcaldesa.

Por lo pronto, refirió que el uso del cubrebocas por parte de la población y los visitantes es obligatorio, pues se tiene que cuidar a la gente de posibles contagios, para lo cual se trabaja de la mano con la Guardia Sanitaria del Estado y se cuenta con la propia guardia a nivel municipal.