Tras afirmar que no solicitará licencia a la Presidencia Municipal de Calvillo para encarar el juicio jurídico por la presunta utilización de un certificado de preparatoria apócrifo, Adán Valdivia López se defiende al mostrar documentación legal de conclusión de estudios de Bachillerato y Licenciatura en Derecho, con su respectiva cédula profesional 8277381, expedidos por la SEP, con fechas de mayo de 2012, de julio y de septiembre de 2013.

No obstante, el alcalde calvillense reconoce que no enteró previa a la elección 2016 a la dirigencia nacional ni estatal del PAN de su proceso jurídico que enfrentaba por la inconsistencia detectada por la SEP cuando solicitó su cédula profesional de la carrera de derecho de la Universidad La Concordia, lo que dio pie a una investigación por la PGR, instancia que filtró esta información de carácter privado por motivos políticos o desprestigio personal, consideró.

Acompañado por el presidente con licencia del CDE del PAN, Paulo Martínez López, el diputado federal Jorge López Martín, integrantes del Cabildo y de su Gabinete, quienes manifestaron su respaldo y apoyo, el primer edil rechaza categóricamente en rueda de prensa el asunto publicado en medios de comunicación y de circulación nacional y justifica que no enteró con antelación pues era un asunto personal y además había documentos legales amparando su inocencia.

Categórico dijo no haber cometido ningún delito, fue migrante como muchos calvillenses, regresó a su tierra para prepararse pues está consciente que en la educación se encuentra la oportunidad para sacar adelante a las familias, dignificar su papel dentro de la sociedad y apoyar el desarrollo nacional.

Valdivia López señala que el proceso legal apenas comienza, no es asunto juzgado, hay varias instancias donde hará valer su defensa y donde demostrará que nunca hubo dolo ni mala fe.

Este proceso legal no pone en riesgo la gobernabilidad ni la estabilidad ni el desarrollo del Municipio de Calvillo, si bien este juicio continúa y en él presentará los medios jurídicos para su defensa como cualquier ciudadano, con la confianza de que le asistirá la razón y será exonerado.

Al declararse tranquilo, confiado y con calidad moral, el alcalde Valdivia asevera que su cargo en la Presidencia Municipal no acepta distracción alguna, por lo que seguirá trabajando para dar resultados a la ciudadanía de Calvillo.

Relata que al regresar como migrante de los EUA, en el año 2000, cuando tenía 17 años de edad y con el deseo de continuar su preparación académica acudió con un prestador de servicios educativos para obtener el certificado de bachillerato, vía revalidación de materias, por cuyo proceso pagó la cantidad de cinco mil pesos y que lamentablemente fue engañado. Con ese documento ingresó a una universidad privada y concluyó sus estudios de derecho en sistema escolarizado.

Sin embargo, al tramitar la cédula profesional, la SEP le informó que existían inconsistencias en el certificado de bachillerato y en ese momento se enteró de la falsedad de ese documento, momento en que comenzaron dos historias paralelas, explica.

La primera es la investigación de esta situación por parte de la autoridad que deriva en la nota informativa publicada con parcialidad en medios nacionales, dice.

La segunda historia se concentra en solucionar tal situación académica, por lo que acudió de inmediato y con toda responsabilidad ante la SEP para solicitar el certificado de preparatoria mediante el acuerdo 286, y mediante un examen de conocimientos que acreditó obtuvo dicho documento.

Posteriormente, revalidó sus estudios universitarios ante la SEP, vía exámenes de conocimientos y ante sinodales en la Ciudad de México, los cuales presentó y acreditó, lo que le permitió obtener el título profesional en Derecho, junto con su cédula respectiva. Estos documentos no cuentan con ninguna impugnación. Adicionalmente, su preparación académica continúa y estudia la maestría en administración pública de la Universidad del Valle de México.

Por su lado, el diputado federal Jorge López Martín afirma que este caso evidencia una persecución política y un linchamiento a un alcalde del PAN, porque el expediente que se tramita ante el poder judicial fue filtrado de modo doloso por la Procuraduría General de la República, porque mientras un juicio no sea concluido no pueden hacerse públicos estos incidentes.

Asevera que el gobierno federal está manipulando este asunto de cara a las elecciones del 2018. Se pedirá una explicación a la PGR de su actuación y falta a sus derechos.

Finalmente, el dirigente con licencia del PAN, Paulo Martínez manifiesta su confianza por la honorabilidad de Adán Valdivia López, quien actuó de buena fe, por lo que se le apoyará jurídicamente en este proceso legal, pues en la documentación entregada al registro de su candidatura no hay nada falso y debidamente autorizada por la autoridad educativa.