Antonio Baranda
Agencia Reforma

Sinaloa, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó la instalación de un retén por parte de hombres armados en la carretera Badiraguato-Guadalupe y Calvo, vía que ayer supervisó en helicóptero.

Entrevistado en la entrada de la presa Picacho, en Sinaloa, donde realiza una gira de trabajo por el Estado, el Mandatario dijo que «no pasa nada» y que «afortunadamente» no hubo ningún problema.

-Del incidente de ayer de los compañeros, ¿supo usted algo de este retén?, se le preguntó.

-Sí, sí, hoy en la mañana, dijo.

-Afortunadamente no pasó nada, se le indicó.

-No pasa nada, no pasó nada, sostuvo López Obrador.

-Fue un incidente, pero bueno, el hecho de que se lo encuentren, pues sí causó susto, se le insistió.

-Pues sí, pero no hay ningún problema, no hubo ningún problema afortunadamente como tú dices, agregó el Mandatario.

En el corazón del llamado Triángulo Dorado, zona que el Presidente propuso llamar «Triángulo de la gente buena», para no estigmatizarla, un retén de hombres armados controló ayer el paso por la zona.

El retén, con una decena de hombres fuertemente armados y hasta ponchallantas, fue instalado a media hora de «La Tuna», cuna de Joaquín, «El Chapo» Guzmán y residencia de la madre del capo.

Sin incidentes, los individuos armados permitieron el paso de reporteros y funcionarios hacia Chihuahua para la cobertura del evento de López Obrador, quien a diferencia de otras giras en zonas serranas e intrincadas decidió volar en helicóptero de Culiacán a Guadalupe Calvo y supervisar por aire las obras de esa y otra carretera de la región.

¡Participa con tu opinión!