Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que a la fecha no hay evidencia de que la hepatitis infantil aguda se trate de una enfermedad infecciosa.
«Debemos mantener la calma porque hasta el momento llevamos ya un mes desde la alerta de la OMS y no parece ser una enfermedad de rápida propagación, de hecho ni siquiera sabemos en el mundo entero si es una enfermedad que se propague», dijo el viernes en un evento en Cuernavaca.
Indicó que a la fecha se han estudiado 11 casos en México -cuatro confirmados en Nuevo León- de los cuales siete se detectaron en la Ciudad de México y Quintana Roo, pero se encontró que no están relacionados con el brote surgido en otras partes del mundo.
«Ninguno (tiene antecedentes de viaje a oros países). Los casos han permanecido en México, viven en México, y son chiquitines, menores de 16 años que han tenido actividades convencionales, solamente en el territorio nacional», agregó.
López-Gatell explicó que anualmente en el País se presentan mil 600 casos de hepatitis de causas diversas, de los cuales casi de 40 por ciento nunca se conoce la causa porque médicamente no es posible detectarla, entonces el fenómeno no es un fenómeno inusual.
Aconsejó a los padres de familia procurar en sus hijos un esquema completo de vacunación y mantener las medidas de higiene personal y en alimentos.
El pasado 4 de mayo, la Secretaría de Salud publicó un Aviso Epidemiológico con el propósito de que todas las unidades médicas de primero, segundo y tercer nivel de atención reporten casos de hepatitis en menores susceptibles de ubicarse.

¡Participa con tu opinión!