Al menos veinte micro y pequeños talleres confeccionistas siguen a la espera del pago definitivo del trabajo que significó la fabricación de uniformes escolares, pues aseguran les han quedado a deber “un piquito” que van desde los 5 mil a los 10 mil pesos por taller, que sumándolos llegan a ser alrededor de 200 mil pesos que “están bailando”.
Esto lo denunció el presidente de la Asociación de Empresarios de la Industria del Vestido y Textil, Ernesto Castorena Rodríguez, quien refirió que desde hace un par de semanas a la fecha, el organismo que encabeza ha logrado contratos para la fabricación de diversas prendas, incluyendo cubrebocas y otros que tienen que ver con el sector, y ha ofrecido entregar la fabricación a otros talleres familiares o micro para que tengan algún ingreso económico y trabajo en este tiempo difícil.
“En la última semana han llegado hombres y mujeres cabizbajos, diciendo que estuvieron trabajando en lo de los uniformes escolares y tienen dos meses que no les han pagado, y eso no es justo”.
Esto porque son alrededor de 20 personas que están al frente de esos talleres que ahora enfrentan la deuda, pero que tienen detrás de ellos a gente que está en las máquinas prestando su mano de obra y que también exigen su pago, “lo que ahora ellos buscan es que se les liquide”.
Consideran que tal vez lo que buscan quienes encabezaron el proyecto de fabricación de uniformes, es que al tratarse de deudas aparentemente mínimas, de 5 o 10 mil pesos, los dueños de esos talleres familiares o micro, se desesperen y desistan de cobrarlos, porque “si son insistentes, ya no los considerarán para el proyecto del año entrante u otros que pudieran existir”.
Claro es que al tratarse de una cantidad mínima pareciera que a nadie le importaría, pero “si sumamos de 5 en 5 con los 20 que han llegado a expresar la situación por la que atraviesan, ya son 100 mil pesos, esto tomando en cuenta sólo los que se han quejado, pues hay otros que optan por callarse, “ha llegado un señor de Tepezalá que está desesperado porque en su taller están batallando para pagar la nómina y además, no quiere despedir personal, por eso es que siguen buscando maquila en donde se puede”.