Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Cerca de la casa de su abuela, cuando tres personas intentaron llevárselo, Dante Emiliano forcejeó y pataleó… pero le dispararon y murió horas después.
El niño de 12 años recibió un balazo en el abdomen, del lado izquierdo, y agonizó durante varios minutos tirado en el piso frente a la casa de su abuela en el municipio de Paraíso, Tabasco, el pasado martes.
Dante asistió por la mañana a su escuela secundaria, donde las maestras aseguraron que jugó con sus compañeros y rio con ellos; más tarde, fue a esperar a su mamá Claudia Nelly Hernández, que labora en Pemex, a la casa de su abuela.
En ese lapso pidió permiso para salir, pero según testigos, sobre la Calle 8 de Octubre, entre la Calle 5 de Mayo y el libramiento a Dos Bocas, desconocidos intentaron secuestrarlo.
De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Municipal, testigos refirieron que dos hombres y una mujer trataron de subir por la fuerza al menor de edad a un auto color rojo.
«Lo querían secuestrar y el chavo no se dejó, y ese chavo (el atacante) sacó la pistola y le dio», contó un trabajador vestido de naranja, que al pasar junto a sus compañeros presenció lo ocurrido.
En diversos videos difundidos en redes sociales se registró cómo el estudiante quedó en el suelo retorciéndose a gritos por el dolor, con su aspecto pálido, mientras decenas de personas trataban de auxiliarlo desesperados porque la ambulancia no llegaba.
«¡Ya quiero a mi madre!», «¡No me quiero morir!», «¡Díganle a mi abuelita!», suplicó Dante.
«Ya, ya, papá, no va a pasar nada», le decían para tranquilizarlo, mientras le apretaban la herida en el abdomen.
Al lugar acudió la Policía Municipal, donde encontraron tres casquillos, según el reporte oficial; paramédicos llevaron a Dante al Hospital de Pemex, donde más tarde se informó que el niño había muerto.

‘Era un ángel’
Maestras, compañeros y vecinos de Dante Emiliano externaron sus condolencias a la familia, exigieron justicia y recordaron su último día con el tabasqueño, al que recuerdan como noble y risueño.
Rubí Rodcort, maestra del niño, señaló que el estudiante solía sacar buenos promedios y era perfeccionista.
«Dante era un ángel lleno de energía. Era alegre y un niño de 10, si hablamos de tareas limpias y bien hechas, él era uno que siempre lo procuraba. Que su vida haya sido truncada de esta manera a tan corta edad… simplemente no hay palabras. Dante Emiliano, vuela tan alto. Dejas a tus amigos y a tu maestra muy destrozados», externó en redes.
Yaditzi Villegas, otra de sus profesoras en la secundaria, recordó como el menor de edad la hacía reír.
«Eras uno de mis alumnos que me hacían reír con sus ocurrencias, ayer (lunes) nos divertimos mucho con las actividades y pensar que estuvimos jugando, platicando y riéndonos con tus compañeros», lamentó.
«Dante Emiliano, tus amigos del 1F se unen a la pena que embarga a tu familia, demostrándoles nuestro apoyo incondicional. Vuela alto amigo… Siempre serás esa pieza importante en nuestro rompecabezas», señalaron sus compañeros en una esquela.

Descartan plagio
La Fiscalía de Tabasco reportó el inicio de una carpeta de investigación por el homicidio de Dante Emiliano y señaló que, con base en las primeras investigaciones, se descartó la hipótesis de un secuestro.
«Dado los avances alcanzados, se puede descartar la versión difundida sobre un posible intento de secuestro a la madre de la víctima, y que este hubiera sido el motivo por el que se registró la agresión», indicó en un comunicado divulgado anoche.
Las autoridades judiciales detallaron que los investigadores cuentan con información recabada con base en videograbaciones y testimonios para buscar a los responsables del asesinato del estudiante de secundaria.