Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 17-Ago.- El ex director de Pemex Emilio Lozoya Austin afirmó ayer que no existe ninguna evidencia ni prueba de un comportamiento indebido o ilegal de su parte.
En conferencia, calificó como mentiras e infundios los señalamientos en su contra por parte de directivos de Odebrecht que señalan que recibió 10.5 millones de dólares en sobornos de la empresa brasileña.
Reiteró que tales declaraciones –hechas ante la Fiscalía de Brasil– no obran en el expediente que integra la Procuraduría General de la República (PGR) por el Caso Odebrecht.
«No existen (evidencias) porque la verdad es que siempre me he conducido con una norma: actuar en privado como actúo en público, de manera profesional e íntegra», aseveró.
«Jamás he tenido un comportamiento fuera de las normas, la ley y las reglas morales, ni en mi vida como empresario y mucho menos como funcionario público».
Horas después de que se reservó su derecho a declarar ante la PGR, Lozoya señaló que los directivos de la empresa pudieron mentir para desviar la atención de los delitos que hubiesen cometido.
Tras afirmar que sólo conoce a uno de los directivos que lo señalaron (Luis Alberto de Meneses), se deslindó de las cuentas bancarias y empresas ligadas al flujo de los presuntos sobornos de Odebrecht.
«A mí nunca me corrompieron, lo que haya sucedido en otras partes del mundo, con todo respeto lo leo, pero no soy investigador, no me dedico al periodismo (…) y la información que tengo es que sí ha habido consecuencias en muchos otros países.
«Me imagino que eso habrá sucedido con base a hechos y no ha dichos, yo lo que pido es que esto también suceda en México. Yo también quisiera que esto se aclare y por eso estoy aquí», comentó.
Luego de que se ventiló que habría recibido dinero durante la campaña de 2012, reiteró que no recibió ningún soborno y que jamás estuvo relacionado con el manejo administrativo de la misma.
«Es una absoluta especulación que se supiera que ocuparía yo un cargo y menos aun a qué tipo de institución me invitarían sumarme, todo esto reitero, suponiendo que existen esas declaraciones», dijo.
Informó que envió un escrito al titular de la Fepade, Santiago Nieto, en el que solicitó ser llamado a declarar por la denuncia que presentó el PRD por los presuntos sobornos en la campaña.
Acompañado de sus abogados, afirmó que la casa de 38 millones de pesos que compró de contado días antes antes del arranque del sexenio, fue pagada con recursos producto de su trabajo.
Presumió que no recibió ninguna observación de la Secretaría de la Función Pública cuando incluyó dicha posesión en su primera declaración patrimonial como titular de Pemex.
«Lo que demuestra que mis ingresos, mis bienes y mis gastos están en concordancia y plenamente justificados», aseveró.
«De mi trabajo es de donde he obtenido los recursos lícitos con los que compré mi casa, bien inmueble que está incluido en mis declaraciones. En ellas se refleja exactamente mi patrimonio ganado legitima y lícitamente con el trabajo de más de 20 años».