El Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial hizo un llamado a los once presidentes municipales electos a cuidar los nombramientos de los funcionarios públicos que serán los responsables de las diversas áreas, “deben ser personas con el conocimiento pertinente y que sean también transparentes en el manejo de sus finanzas personales”.

El director del CIDE, Alberto Aldape Barrios, recalcó que los futuros servidores públicos deben ganarse la confianza ciudadana a través del desempeño impecable de su trabajo y a su vez los aguascalentenses habrán de estar observando la actuación de los próximos funcionarios y trabajadores municipales, para que les respondan con servicios públicos eficientes.

Agregó que los 11 presidentes municipales electos tienen grandes retos en materia de seguridad, servicios públicos y la administración propia de cada Ayuntamiento, es decir que sean eficientes y que no quieran copiarle a los gobiernos del Estado o al Federal, sino que se enfoquen a sus propias responsabilidades y en el ejercicio de los recursos públicos.

En estos momentos, los once alcaldes electos deben buscar los mejores perfiles de sus colaboradores e integrar el mejor equipo posible. Además se espera que ninguno se ocupe del cargo encomendado por la ciudadanía en los 11 Ayuntamientos del Estado durante un limitado tiempo, considerando que arranca tambien el proceso electoral para la renovación de la gubernatura de Aguascalientes.

El director del CIDE precisó que de cara al proceso electoral para elegir gobernador en Aguascalientes, es necesario que todas aquellas personas que han rendido o rendirán protesta en algún cargo público permanezcan en sus responsabilidades por el periodo correspondiente y que no anden buscando cambiarse de partidos políticos o solicitar licencia para buscar otro cargo público.

Alberto Aldape Barrios indicó que es sabido que en los congresos locales y federales suelen prevalecer los intereses de partido, de grupo y los personales, motivo por el cual la ciudadanía debería involucrarse más para exigir que le cumplan sus representantes o bien que se pueda sancionar a aquellos que son electos para un cargo o puesto, pero no respetan la decisión de la ciudadanía.

Finalmente, agregó que un legislador no se representa a sí mismo, sino a una ciudadanía que votó para que ocupe determinada curul.