Llama el DIF Estatal a la población a no dejar en el abandono a los adultos mayores ante la pandemia. La geriatra de dicho organismo, María de Lourdes Aviña Montoya, informó que a últimas fechas han aumentado los casos de soledad, de depresión y de ansiedad en este sector de la población derivado de este encierro.

Ante esta situación, la especialista enfatizó que la salud mental y espiritual son muy importantes para los adultos mayores, de ahí que las familias deben establecer una rutina con distintas actividades para este grupo social que incluya desde ejercicios físicos, de lectura, así como juegos de mesa, armar rompecabezas e incluso hasta videollamadas que motiven la interacción social.

Asimismo, dijo que se deben identificar los focos rojos en cuanto a la atención en la salud particularmente la emocional, así como posibles alteraciones del sueño o en el patrón de la alimentación, ya sea que coman mucho o que coman menos, pero sí es importante que se redoblen los esfuerzos ante la etapa en la que estamos viviendo. “No porque estamos ante esta pandemia, descuidemos la atención de las enfermedades crónicas de nuestros adultos mayores, hay que darles seguimiento ya que ahorita siguen siendo tan importantes como lo eran antes”.

Aviña Montoya reconoció que si bien se mantiene cerrada la atención a los adultos mayores en los distintos programas que maneja el DIF Estatal para evitar su exposición a un posible contagio por COVID-19, dijo que no por ello la población debe dejarlos solos, sino atenderlos. “Pedirle a toda la población y a los adultos mayores que se mantengan en casa, con este distanciamiento social, con todas las medidas de seguridad e higiene que se han tenido a lo largo de todos estos meses, que se está haciendo un esfuerzo por parte de todos para que se vean lo menos afectados que se pueda. También es un apoyo con todos los cuidados y todas las familias para que nos mantengamos atentos a nuestros adultos mayores”.