Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que él no ha dado la instrucción de aprehender al Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, que nunca será “tapadera” de nadie y que no está de acuerdo en que el nuevo Mandatario estatal se elija desde el Senado.

“Es una cuestión que está tratando la Fiscalía de la República que es independiente, que es autónoma. Yo no estoy dando instrucciones, no es mi fuerte la venganza, no soy hipócrita, no soy de dos caras como lo son los conservadores, que esa es su doctrina, la hipocresía.

“También, yo no puedo como titular del Poder Ejecutivo encubrir a nadie, no soy tapadera. Por encima de todo está la verdad, la justicia y yo represento al Estado mexicano por encima de todo. Esto es un procedimiento (que el Senado busque designar a un nuevo Gobernador), a mí no me parece eso. Yo creo que lo deben de resolver en Tamaulipas, tampoco puede haber vacíos y se tiene que aplicar la ley”, consideró López Obrador.

Ayer, un juez federal ordenó la aprehensión del Gobernador de Tamaulipas por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Cabeza de Vaca acusó que la orden de aprehensión librada en su contra tiene una motivación política y que dicha decisión se tomó en Palacio Nacional.

En un comunicado, el Mandatario tamaulipeco sentenció que la justicia se usa para perseguir a los opositores y a los ciudadanos críticos de la gestión del Presidente López Obrador.

“No es casualidad que la existencia de la orden de aprehensión se hubiese difundido en primera instancia por militantes del partido en el Gobierno. Esto sólo significa que la decisión de proceder en mi contra se tomó en Palacio Nacional”, acusó ayer el Gobernador.

Tras esto, en el Senado ya perfilan escenarios de sucesión. El líder de la Cámara Alta, Ricardo Monreal, dijo que había una crisis constitucional en el Estado.

“Insólito: orden de aprehensión al Gobernador de Tamaulipas que el Congreso local decidió mantener indebidamente en el cargo, cuando tuvo que haber nombrado sustituto. Ante la crisis constitucional del Ejecutivo local en funciones fugado, se precisan acuerdos y que el Senado actúe”, planteó Monreal.

Hoy, en conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal difundió además el oficio que envió la Embajada de Estados Unidos a México solicitando información de Cabeza de Vaca con el fin de aclarar a la Oposición que la orden de aprehensión en contra del Mandatario estatal no ha sido ordenada por el Ejecutivo federal y no obedece a propósitos electorales.

“Ya cambió la situación en México y la verdad por delante. Entonces, lo mismo, porque si no los adversarios nuestros pues pueden llegar a confundir, a decir que es una persecución política, está ordenado por el Presidente, es con propósitos electorales. ¡No!

“Imagínense qué sucede si a este señor lo detienen en Estados Unidos, cómo quedamos nosotros de nuevo, como hemos quedado durante décadas, como tapaderas, como el País de la corrupción, de la impunidad y eso se acabó”, aseveró.

El oficio estadounidense presentado por el Presidente enuncia que el agregado jurídico del FBI realiza una investigación preliminar en contra de individuos y entidades corporativas involucradas en el lavado internacional de activos, identificando operaciones y viajes en los EU, México y en otros países. En la lista de los principales individuos y entidades involucradas se encuentra el Mandatario tamaulipeco.