Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CANCÚN, Quintana Roo.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no hay un Plan B y el Tren Maya estará listo para operar a finales de 2023.

«El Tren Maya es una gran obra pero en efecto requiere de mucho trabajo, por eso lo estamos evaluando constantemente, hay que tomar en consideración que se trata de mil 500 kilómetros de Palenque a Campeche, Yucatán, Quintana Roo, por el Golfo y Cancún a Escárcega por el Caribe y los límites con Guatemala, mil 500 kilómetros».

«Se está trabajando en el Tren Maya y no hay Plan B. Vamos a terminar a finales del 2023, tiene que empezar a operar todo el Tren Maya», señaló en conferencia matutina.

El Mandatario agregó que se están trabajando cinco grandes tramos: de Palenque a Escárcega; Escárcega a Campeche; Calkiní, Campeche, a Izamal, Yucatán; Izamal a Cancún con 5 estaciones y de Cancún a Playa del Carmen.

Detalló que aún no se define si se construirá el Viaducto elevado en el tramo 5 de Cancún a Playa del Carmen, el cual corresponde a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a cargo de Grupo México.

«En ese tramo, aunque hay menos distancia, hay más complejidad porque es más difícil obtener el derecho de vía, se están analizando dos opciones: una, que vaya a ras de tierra el tren, de la carretera de la Riviera Maya hacia adentro, no cerca del Mar Caribe, no cerca de la playa, esa es una posibilidad. La otra es el derecho de vía de la carretera, nada más que hacia arriba, un Viaducto, un segundo piso».

«Se está analizando la mejor opción, pero no tenemos realmente ningún obstáculo para llevar a cabo la obra», comentó López Obrador.

El Mandatario federal reiteró que Aeropuertos de Chetumal, Palenque, Felipe Ángeles, así como el Tren Maya y estaciones, estarán manejados por una empresa operada por Sedena para que no puedan convertirse en bienes particulares.

«Es un corporativo para que no haya tentación de que al paso del tiempo, toco madera, regresen los privatizadores y que quieran convertir estos bienes nacionales en bienes de particulares, de sus allegados, como fue la historia del periodo neoliberal. Entonces, al dejar este patrimonio de México en custodia de la Secretaría de la Defensa tenemos garantía de que no se van a desincorporar estos bienes del patrimonio público», agregó en conferencia.