Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Actualmente no hay evidencia científica suficiente que demuestre que algún medicamento sea efectivo y seguro para atender a pacientes con Covid-19, aseguró Jorge Alcocer, titular de la Secretaría de Salud (Ssa).

A nivel mundial se estudia la acción de entre 70 y 80 fármacos contra el nuevo virus –los cuales ya se usaban previamente para otras enfermedades–, pero ninguno ha demostrado ser contundente, explicó el Secretario en su primera exposición en las conferencias nocturnas sobre coronavirus.

“Hay 70, 80 tipos de medicamentos que se están usando, algunos con más sustento que otros, pero no hay nada que pueda resolverlo. Y en la actualidad, no se ha demostrado que algún medicamento sea seguro y efectivo para tratar el Covid-19”, afirmó.

Indicó que esto se basa en información de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y los de México.

Detalló que no hay todavía un tratamiento idóneo para atender a las personas con Covid-19 porque algunos aportan mejoría en unos pacientes, pero pueden causarles efectos secundarios a otros, lo que hace que su uso sea controversial.

Por ejemplo, ilustró, la hidroxicloroquina puede causar como efectos adversos retinopatía y cardiomiopatías.

Aunque en Estados Unidos anunciaron que hay mejoría en los infectados con el medicamento Remdesivir, Alcocer explicó que el estudio de ese fármaco se realizó en cientos de pacientes y concluyó que no hay grandes avances, excepto que su uso reduce la estancia hospitalaria de los pacientes de 12 a 10 días.

Además, puede causar diarrea, insuficiencia renal o choque.

“Ellos mismos advierten que todavía hay necesidad de seguir haciendo estudios al respecto”, subrayó.

El Secretario de Salud explicó que el virus SARS-CoV-2 afecta principalmente las vías respiratorias y los pulmones, causando insuficiencia respiratoria o dificultad para respirar.

Sin embargo, su replicación viral también puede afectar el riñón, el hígado y el corazón.

Subrayó que una persona contagiada que padezca una enfermedad crónica previa debe continuar con su tratamiento para ese mal, además de recibir el de Covid-19.