En torno a la niña de cinco años encontrada sin vida en una planta tratadora de aguas en Villa de las Palmas, tras varias horas de haber sido reportada como desaparecida, no hay indicios de que se trate de un feminicidio, no obstante, las investigaciones continuarán, pues aunque en apariencia se pudo haber tratado de un accidente y el cuerpo de la menor no presentaba huellas de violencia, se deberá dar seguimiento hasta tener datos precisos.

Así lo expresó el Fiscal General del Estado, Jesús Figueroa Ortega, quien igualmente descartó negligencia de parte de la Fiscalía para dar seguimiento a este caso, pues “recibimos la noticia a la 01:45 y entre las 06:00 y 07:00 salió la alerta -Amber-“.

No consideró que de parte de la instancia de la que es titular se haya cometido negligencia, pero en caso de que así sea el resultado, tras las investigaciones, se aceptará la responsabilidad.

Comentó que de acuerdo a la versión de algunos vecinos, la niña se encontraba jugando en una resbaladilla ubicada al costado de una planta tratadora de aguas, junto a ella estaba un perrito que entraba y salía por debajo de la puerta, por lo que cabe la posibilidad que la menor lo haya seguido. No obstante las investigaciones continuarán.

En cuanto a la necropsia practicada, como se hace cuando se trata de un cuerpo femenino, se aplicó el protocolo de “feminicidio”, pero no se encontró ninguna lesión ni en su cabeza, ni en sus partes íntimas; tampoco presentaba golpes externos o internos en otras partes de su cuerpo. “La causa de muerte que reportan los peritos, es de asfixia por ahogamiento, sin embargo, nosotros no conformes con esto, se ha ordenado que se practique un estudio histopatológico, que se analice en las capas que tenemos dentro del cerebro, para llegar a una conclusión”, dijo el fiscal.