Al existir una inflación alta que actualmente se ubica en 5.10% y tasas de interés bajas para los ahorradores, entre un 3 y 4%, el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios, hizo un llamado a la ciudadanía a no invertir en dólares, porque eso les traerá mayores problemas en pérdida de poder adquisitivo e incluso de su patrimonio.
En este momento, la tasa de referencia la dejó el Banco de México en un 4.25%, esperando por la evolución de la inflación en nuestro país y para observar también la reacción de la Reserva Federal en Estados Unidos, instancia que dejó igual sus cifras, dando margen al Banxico a mantener igual sus porcentajes.
Sin embargo, el problema radica en que al haber una inflación tan alta y dejar las tasas de interés en el actual nivel, los ahorradores no tienen incentivos porque no estarán ganando ni manteniendo su poder de compra. “Es necesario no desesperar y estar tranquilos hasta que vuelvan a ajustarse las tasas de interés”, recomendó.
Esta situación puede provocar que los inversionistas especialmente los extranjeros que tienen posiciones en pesos se salieran del país y eso no lo quiere el Banco de México.
Ante ello, los mexicanos deben estar muy atentos en la evolución de la inflación y de los datos que proporcione el Banxico durante los próximos días y sobre esa información esa institución deberá tomar su decisión de subir o no la tasa de interés de referencia.
El director del CIDE agregó que las actuales condiciones son delicadas porque los ahorradores no tienen incentivos para ahorrar y por eso el Banco de México debe medir muy bien si sube o no sus tasas en este momento, porque por el otro lado al aumentar la tasa de referencia impacta al crédito productivo.
Sin duda que el Banxico se halla en una situación difícil e importante, donde se valora ampliamente que sea una institución independiente del Gobierno Federal porque debe tomar una decisión que sin afectar a la mayoría de los mexicanos en lo que es la pérdida del poder adquisitivo mantenga el incentivo para dar el crédito productivo.