Es de vital importancia para México convertir la educación y el desarrollo de la ciencia y la tecnología en las bases y los generadores del crecimiento económico y el bienestar social, señaló el rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Francisco Avelar González.
“Sin embargo, los recursos públicos dedicados a estos rubros siguen siendo insuficientes y ello no sólo deriva en la baja calidad educativa, sino también en una clara y grave condiciones de desventaja en cuestiones de competitividad a nivel global”, agregó.
En ese sentido, refirió que hay razones por las cuales la competitividad académica, científica y tecnológica mexicana no ha podido dar el salto que todos deseamos y por el que arduamente trabajan instituciones educativas y de investigación, y casi todas tienen que ver con recursos notablemente más bajos que otros países en los rubros señalados.
“El escenario que ha resultado de esa situación es que si bien en México hay cobertura en el nivel básico, no hay un equilibrio entre el número de estudiantes que van aumentando su escolaridad en el sistema educativo, y el nivel de aprendizaje de ese mismo alumnado”.
De igual forma, el alto porcentaje de personas alfabetizadas no encuentra aún relación entre el número de libros leídos al año por persona, y su capacidad crítica y de aprendizaje continuo.
Desde esa perspectiva, los esfuerzos de los gobiernos contemporáneos, en sus tres niveles, deben enfocarse al aumento de recursos en los temas de educación y desarrollo de ciencia y tecnología, así como a un replanteamiento de las metas por alcanzar en estas líneas.
“Y es que a diferencia de décadas anteriores, hoy no podemos sentir que cumplimos al egresar enormes cantidades de estudiantes, si a eso no se le agregan los conceptos de calidad y competitividad internacional”.
Avelar González expuso que independientemente de la ideología y posición política que se tenga, todos coincidimos en que no podemos continuar privilegiando programas y estructuras que ya dieron de sí.
“El reto es replantear mecanismos serios que nos permitan elevar significativamente nuestros estándares de calida educativa en todos los niveles, por el bien del desarrollo económico, cultural y social de los mexicanos”, concluyó.