El titular del ISSSSPEA, Jesús Ortiz Domínguez, dejó en claro que los créditos que solicitan los servidores públicos constituyen un compromiso que deben liquidar en el plazo convenido; el adeudo no desaparece sólo porque la persona deja de trabajar en el Gobierno Estatal o Municipal.

No aplica el concepto de “borrón y cuenta nueva”, el Instituto está obligado a recuperar los préstamos, para tener la capacidad de financiar las necesidades de otros trabajadores.

Actualmente la cartera vencida en préstamos es de poco más de 33 millones de pesos, y corresponde a burócratas que ya no están en activo; como ya no se puede hacer el descuento en nómina, deben pasar a pagar a las ventanillas del ISSSSPEA, pero no lo hacen.

Todavía es tiempo de que los morosos soliciten facilidades de pago, mediante la realización de un convenio.

Se han enviado 76 requerimientos de pago y de no haber respuesta, procederá el embargo.

Ejemplificó que para auto nuevo el plazo máximo de pago es de cinco años, y el monto tope, de 350 mil pesos; para auto seminuevo el plazo máximo es de tres años, misma cantidad; en este tipo de créditos el saldo vencido es de 4.4 millones y en créditos hipotecarios, de 27 millones de pesos; en créditos de enganche de vivienda, un millón 154 mil pesos; y créditos de computadoras, 349 mil 276 pesos.

Para todo tipo de crédito, se considera el factor de la antigüedad y el monto de ahorro acumulado de cada trabajador, por lo que hay préstamos de corto, mediano y largo plazo.

En el caso del hipotecario, el plazo máximo son 20 años y el monto máximo es de un millón 800 mil pesos.

El funcionario reiteró que los compromisos económicos que adquieren los servidores públicos, tienen que cumplirse en tiempo y forma, de lo contrario los expedientes pasan al Jurídico para que legalmente se proceda en consecuencia.