Un promedio de 800 personas desaparecen al año en el estado de las cuales una gran mayoría logran ser localizadas en los primeros días, sin embargo hay alrededor de 300 casos de 2007 a la fecha que no han tenido ni solo un avance, destacó la coordinadora del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes, Violeta Sabás Díaz de León.

Afirmó que cada año en Aguascalientes se tienen reportes de aproximadamente 800 personas desaparecidas, las cuales en su mayoría son localizadas, ello gracias a una respuesta rápida de las autoridades, sin embargo, dijo que hay carpetas con mucho tiempo en la Fiscalía y que no tienen ningún avance. “Estamos hablando de cerca de 300 carpetas de personas que han desaparecido desde hace muchos años y que no han sido identificadas y que no hay una línea de investigación que lleve a su localización y no hay nada”.

Afirmó que los procesos más antiguos de que se tienen reportes en Aguascalientes datan de los años 1990 a 1994, por lo que si ahorita es complicado tener un seguimiento de las personas localizadas, hace 25 años era imposible ya que en aquel entonces no había tanta comunicación como ahora y era muy poca gente la que laboraba en la entonces Procuraduría de Justicia del Estado y de los más recientes, se empezó a sistematizar las desapariciones a partir del año 2007 y de ahí comprenden las 300 carpetas que no tienen avance alguno.

La activista lamentó que los constantes cambios de titular en la Fiscalía Especializada de Búsqueda de Personas sea lo que atore los avances en las investigaciones, dado que anteriormente el titular era Jorge Pedroza, quien renunció para irse al Poder Judicial y no duró ni siquiera 6 meses en el cargo y hace apenas 15 días fue nombrada Marcela Femat.

Indicó que al Observatorio de Violencia Social y de Género le preocupan estos movimientos porque no sólo limita el avance en el tema de búsqueda en Aguascalientes, sino que es una problemática fuerte para las familias que buscan a sus hijos e hijas “porque cada vez que hay un cambio de un Ministerio Público, de Fiscal Especializado o de lo que sea, la nueva persona que entra tiene que volver a leer todos los expedientes y se tarda al menos 4 meses en analizarlos y clasificarlos y 2 meses después de que termina de leerlos, los cambian lo cual ralentiza las investigaciones”.