En los primeros seis meses, la Secretaría de Desarrollo Social Municipal ha entregado más de 70 mil apoyos alimenticios para atender la creciente demanda por parte de la población capitalina, incluso se han agotado los recursos económicos y se analiza una ampliación presupuestal para seguir otorgándolos en lo que termina el presente ejercicio fiscal.
ALIMENTOS. Raquel Soto Orozco, titular de la Sedeso, informó que en el año 2020 se repartieron 90 mil apoyos alimenticios, pero en este ejercicio actual se han multiplicado las solicitudes ciudadanas para acceder a productos de la canasta básica o bien de comidas preparadas.
Indicó que la contingencia sanitaria ha generado una psicosis en muchos ciudadanos y eso ha propiciado una mayor demanda de apoyos sociales, así como se han entregado 90 toneladas en cemento a favor de 553 personas.
LENTES GRADUADOS. Uno de los programas que se mantiene activo con más de 11 mil acciones de entrega de lentes graduados, en coordinación con la Asociación del Club de Leones, los cuales se han otorgado a la población más vulnerables, a quienes se les hace sus estudios de la vista y se les dan sus lentes pregraduados con una cuota de recuperación de 80 pesos.
Este programa empezó en marzo de 2020 y hasta la fecha, con una gran aceptación por parte de la ciudadanía. Y se tienen dos módulos de atención, uno fijo y uno móvil, a donde puede acudir la gente interesada. Para el cierre de la administración capitalina se espera entregar otros 6 mil lentes entre los aguascalentenses.
TINACOS Y CALENTADORES. De igual manera, la titular de la Sedeso municipal mencionó que en coordinación con la asociación Mariana Trinitaria se han entregado más de mil tinacos y calentadores solares a la población vulnerable, donde una parte es pagada por el beneficiado y la otra parte por esta agrupación, lo cual fomenta un nivel de compromiso y que no todo sea gratuito.
Finalmente, agregó que este programa busca que la gente confíe y deposite su dinero con el respaldo de la Sedeso, con seguridad de que recibirán sus calentadores solares o los tinacos, los cuales cuestan mucho más baratos a los que se adquieren en el mercado comercial.