Antonio Baranda y Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador, pidió a los tabasqueños no tomar más carreteras para exigir apoyos del Gobierno federal ante daños por inundaciones.

Durante su visita a la prensa Ángel Albino Corzo, en Ostuacán, Chiapas, el Mandatario nuevamente se comprometió a apoyar a todos los afectados.

“Quiero sólo pedirle a mis paisanos que como siempre, nos den su confianza, no vamos a fallarles, todos van a ser atendidos, no hace falta que se movilicen, que protesten, que tomen las carreteras, eso era antes, cuando el Gobierno no atendía al pueblo, ahora el Gobierno es del pueblo y es para el pueblo”, dijo.

“(Hay el) compromiso de apoyar a todos los damnificados por las inundaciones, ya se está haciendo, ya se están levantando los censos de afectados y no sólo eso, ya 25 mil familias ya recibieron de manera directa sus apoyos, faltan otros, a todos los afectados se les va atender”.

Esta semana, pobladores de Tabasco damnificados por las inundaciones han realizado distintos bloqueos carreteros para exigir apoyos de la Federación y ampliar el censo de afectados.

López Obrador anunció que no sólo recibirán apoyos para adquirir los enseres domésticos que perdieron, sino que que serán beneficiarios de un programa de vivienda.

“También vamos a llevar a cabo un amplio programa de ampliación, de mejoramiento y de construcción de vivienda”, comprometió.

El Jefe del Ejecutivo exhortó a sus paisanos a no dejarse manipular por quienes llamó conservadores corruptos.

“Invitamos a mis paisanos también que no se dejen manipular, que no acepten, que rechacen la politiquería de los conservadores corruptos”, urgió.

“Que no pierden oportunidad para ponernos obstáculos porque no quieren que salga adelante la transformación de México”.

Anuncia plan contra inundaciones

López Obrador anunció un plan contra inundaciones para el Estado de Tabasco que implica la “turbinación” de hidroeléctricas, para evitar el desfogue de agua, el dragado permanente de ríos y la construcción de protecciones.

Consideró que con estas acciones, que serán realizadas por la CFE, la Secretaría de Marina y Protección Civil, se resolverá en definitiva el problema de las anegaciones en su Estado natal.

“Vamos a que constantemente se esté turbinando, que no se acumule tanta agua en los vasos, que sobre todo se cuide que no se llenen los embalses en los meses de lluvia, que no tengamos necesidad de desfogar, de soltar agua, en tiempos de lluvia, más allá de lo que se necesita para turbinar, que no se inunde la planicie de Tabasco”, explicó.

“Esto se va a complementar con un trabajo de dragado permanente de todos los ríos de la planicie de Tabasco; (la Marina) va ejecutar un plan, repito, para dragar los ríos de Chiapas en la planicie de Tabasco, vamos a invertir, vamos a comprar dragas, modernas, todas las que se necesiten”.

En paralelo, abundó el Mandatario, se desarrollará un nuevo modelo de manejo de las presas del Río Grijalva y de las hidroeléctricas del País.

Acusó que las hidroeléctricas se fueron quedando rezagadas, ya que en los últimos años tuvieron un papel secundario en la generación de energía eléctrica

“No se turbinaba constantemente y esto ocasionaba, entre otras cosas, el que se mantuvieran siempre llenos los vasos de estas presas”, señaló.

“Porque no había un buen plan de turbinación y las presas tenían una función, las hidroeléctricas, una función secundaria, sólo cuando se requería más energía, en los tiempos críticos, picos, se turbinaba”.

Advirtió que esto durante mucho tiempo esto llevó a que en los meses de lluvia se “soltara” más agua de las presas, lo que producía inundaciones sobre todo en la planicie de Tabasco

“Es algo sencillo de explicar, pero esto que causaba tanto daño se mantenía porque durante todo el periodo neoliberal se daba preferencia a las actividades de las empresas privadas, que generan energía eléctrica en el País”, comentó.

“Esta política (que inició Carlos Salinas) continuó con Zedillo, con Fox, con Calderón, y en el Gobierno anterior, al grado de que están produciendo ahora las empresas particulares lo mismo que produce la CFE, el 50 por ciento de la energía eléctrica que consumimos ya se compra a empresas particulares, sobre todo extranjeras”.