El secretario canciller del Obispado de Aguascalientes, Daniel Escobedo Torres, y el vicario general Javier Cruz Muñoz, emitieron una circular en la que informan nuevas determinaciones con motivo de la pandemia COVID.

Se especifica que se dialogará con las personas que previamente tenían en agenda alguna ceremonia, para sugerirles posponer la fecha y de no ser así, informarles que serán a puerta cerrada, con un máximo de 20 personas.

El sacramento de la confesión debe ofrecerse fuera del confesionario, con una distancia prudente y el uso de cubrebocas, tanto el confesor como el penitente.

En tanto, el sacramento del bautismo será aplazado hasta que las condiciones lo permitan; en caso de existir peligro de muerte del infante, se extremarán las precauciones.

También se aplazan las primeras comuniones y las confirmaciones.

En cuanto a la fiesta a la Virgen de Guadalupe, este año no habrá celebraciones eucarísticas o paraliturgias fuera del templo; no hay autorización para celebrarlas en fábricas, talleres, centros comerciales, calles, etc.

Como no están permitidas las fiestas patronales, se recomienda celebrar estas festividades con el rezo del Rosario.

No habrá posadas navideñas; no se realizarán de manera tradicional, pero puede rezarse el Rosario.

De igual modo, no se realizarán acciones que generen concentración de personas, como entrega de bolos, quiebre de piñatas, convivios, pastorelas, etc.

Se pospone la visita pastoral y referente a la Navidad y Año Nuevo, se especificará posteriormente la manera en que se celebrarán.

Sobre las exequias, no descuidar este consuelo espiritual para los dolientes; es necesario platicar con los deudos y ofrecerles alternativas, atendiendo a las causas del fallecimiento: en misa de cuerpo presente o ante la urna de las cenizas; rito de exequias en la celebración de la misa o en el cementerio.

Es importante facilitar a las personas, la vivencia del único consuelo que, desde la fe, pueden tener al perder a un ser querido.