Andrea Ahedo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A un día de su victoria en el Zócalo, Pablo, de 28 años, no ha parado de recibir felicitaciones.
El policía Segundo, con ocho años en la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), responde siempre con humildad y carisma, tal como aprendió de su madre nacida en Michoacán.
“Lo que me motivó es que mis compañeros ahí estuvieron y me decían ‘Pablo, dale dale, ya lo tienes, a tu ritmo a tu ritmo’. Ya cuando estaba tumbado el bato ese fue cuando volteé y ya se había tronado, y todavía le regalé tres más”, dijo con soltura.

Después de su triunfo en el asfalto, la carrera policial de Pablo Ramírez fue reconocida, incluso, por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Y es que, como él dice, no es un agente convencional: perdió la pierna izquierda en un accidente y no claudicó.
“Iba en mi motocicleta personal un día de descanso. Se detuvo un automóvil, me detengo yo, estábamos esperando y en eso llega un carro y me prensa. Es lo que me platicaron, ¡yo no me acuerdo! Estuve en coma”, cuenta.
Luego de 28 operaciones y mala praxis, a Pablo le dieron a elegir entre su vida y la pierna.
Y así, tras el accidente pidió regresar a la corporación y, meses después, consiguió una victoria más: ser atleta paralímpico ganando una medalla de plata en remo en Italia y ahora preparándose para Tokio 2021.
“No gané yo, ganó La Policía”, les dijo a sus compañeros tras la competencia.

ASÍ LO DIJO
“Para que se den cuenta que tenemos la condición, y no lo digo por mí, sino por muchos compañeros que conozco que se ejercitan”.
Pablo Ramírez, agente de Tránsito.