El DIF Estatal trabaja en apoyar a las personas que se dedican a pedir limosna en las calles o en los distintos cruceros, por lo que muchas son canalizadas a estancias particulares o son apoyadas de otra manera, tras negarse a retirarse por ser su estilo de vida, así lo estableció la directora de Asistencia Jurídica Familiar, Luz María Sánchez del Valle.

La funcionaria estatal señaló que en lo que va de la actual gestión del DIF Estatal, se han apoyado a alrededor de 54 pedigüeños, de los cuales 28 son adultos y 26 personas tienen alguna discapacidad y sufren de abandono y otras más se encuentran en situación de calle. “Hay casos donde sí acceden a la ayuda y hemos albergado en estancias privadas que apoyan”.

Detalló que la situación de las personas vagabundas es un poco complicada porque hay gente que ha hecho de la calle un estilo de vida. “Hay personas que tienen un hogar, un lugar donde vivir y se dedican a pedir dinero o limosna y están en la calle. Inclusive hay personas en silla de ruedas que si les dices, hay la posibilidad de que estén en un lugar donde puedan comer y no les falte nada, pero dicen que no”.

En tal sentido, se refirió incluso al caso más reciente de la señora que se encuentra afuera del Teatro Morelos y donde el DIF se acercó para apoyarle, sin embargo ella se negó.“Tenía comida y cigarros a un lado y nos impidió acercarnos a platicar. Posteriormente otras personas del área acudieron a indagar más de la señora y fue la misma situación. Solo deja que le des algo de comida y dinero, pero no se presta para conversar. Sabe un poco de historia, pero si le preguntas de su familia no dice nada, ni su nombre”.

Señaló que el DIF Estatal siempre busca ayudar a este tipo de personas, pero es mediante un trabajo de investigación para identificar si están en situación de abandono o de necesidad y que no tengan redes familiares, “porque luego resulta que sí hay familiares y los citamos y cada situación es muy particular y la tenemos que tratar de manera diferente. En ocasiones sí se puede lograr algo con la familia y en otras no, y cuando hay otro tipo de violencia, se tiene que hacer del conocimiento del Ministerio Público y tomar otras situaciones”.