El Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial aseveró que el Fondo Monetario Internacional ha incrementado a 4.3% la expectativa de crecimiento económico de México para el ejercicio 2021, sin embargo se hace con base en el mercado de los Estados Unidos y en una vacuna anti-COVID que todavía no se tiene de manera generalizada.

Alberto Aldape Barrios, director del CIDE, aseveró que México se equivoca cuando únicamente quiere sacar a flote su economía dependiendo del mercado de exportación y en particular del crecimiento de EUA, cuya economía cayó un 5% en el 2020, lo cual será recuperado este 2021. Ante este panorama, los empresarios mexicanos tienen la esperanza de que les compren más productos.

A su vez, el mercado interno de México se frena por dos aspectos: porque algunos ciudadanos tienen un menor poder adquisitivo y también porque no quieren gastar.

MENOR PODER ADQUISITIVO. Por un lado subió el índice de pobreza laboral, es decir todas las personas que tienen un trabajo pero no alcanzan a comprar una canasta básica alimentaria, el 44% de los ocupados se encuentra en esa situación. Este es un signo de debilidad del mercado interno.

CONSUMO EXIGENTE. De igual manera, se cuenta con un nuevo consumidor que busca calidad y precio relacionados con productos saludables que garanticen y den confianza en su consumo. Todo esto es algo que se traduce en una afectación del mercado interno.

RETOS PARA LAS EMPRESAS:

  • Rápida adaptación a exigencias del mercado
  • No paralizarse por el miedo
  • Buscar y analizar información para la toma de decisiones
  • Innovar e incorporar nuevos productos, servicios y tecnología

 

Para Aldape Barrios, las empresas del mercado interno ya no aguantan otro paro general de actividades por el COVID-19. Consideró que eso daría al traste con la ligera recuperación económica lograda. De ahí, la importancia de mantener las medidas de prevención sanitaria dentro de las empresas.