La población en general, no sólo las autoridades y personal de salud, deberán mantenerse alertas, pues hay estudios que indican que en los próximos meses podrían registrarse altibajos en los casos de la COVID-19, por lo que las medidas y protocolos no deben relajarse, ya que una siguiente pandemia global pudiera originarse por influenza o coronavirus, de ahí la necesidad de incrementar la prevención.
Así lo consideró Samuel Ponce de León Rosales, titular de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por Coronavirus de la UNAM, al participar en una videoconferencia de intercambio con la Universidad de Panamá, misma que se ofreció a través de plataformas digitales.
MÁS AMENAZAS. En la mesa de intercambio con catedráticos universitarios que trataron el tema de la pandemia, resaltó que el COVID-19, provocado por el virus SARS-CoV-2, “ciertamente será una enfermedad pulmonar por virus de RNA de transmisión respiratoria, y para tratar de contenerla hay que tener en mente la prevención”; pero además, no debe dejarse de lado que en América Latina hay una amenaza latente por fiebre amarilla.
SE REQUIEREN RECURSOS. Quien además funge como coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud, explicó que la prevención de pandemias se construye en el terreno de la anticipación, con sistemas de salud fuertes y con capacidad de crecimiento, inteligencia epidemiológica, desarrollo de la infraestructura de biotecnología, producción regional de vacunas, planes de contingencia que se cumplan y anticipando el peor escenario, porque “no podemos ser complacientes. Pero para todo esto, se requiere financiamiento más que palabras”.
MÚLTIPLES DAÑOS. En este tenor, argumentó que el número de casos y personas fallecidas a causa del COVID-19 da una idea parcial del desastre provocado por la pandemia actual, porque este problema no es exclusivo del ámbito de la salud, sino que afecta la economía, educación, cultura y crecimiento de la pobreza, entre otros rubros.
Así pues, actualmente se sigue en un escenario de permanencia del desastre, con la esperanza de que la pandemia va a aminorar, pero en realidad es que esto va a seguir, por eso es que “tenemos que gestionarla de mejor manera con base en la experiencia que se ha acumulado”, opinó Samuel Ponce.