Aun con la propuesta de algunos grupos políticos e inclusive la sugerencia del presidente de México, de eliminar las diputaciones plurinominales, el diputado local y dirigente estatal del PAN, Gustavo Báez Leos, expresó que ahora lo que se necesita en el país es un contrapeso y ese lo dan las legislaturas de representación proporcional.

Mencionó que es precisamente en las posiciones plurinominales donde entran “los brazos armados de los partidos políticos”, y en el Congreso de la Unión ahora son necesarios para que sean el contrapeso para evitar el mayoriteo.

Refirió que es un tema que nunca había sido analizado y tampoco se había vivido; pero ahora se presta el tiempo para hacerlo y que sea de manera profunda, aunque por lo pronto, se deberán cuidar los derechos adquiridos de los diputados que tras las elecciones del 6 de junio, lograron entrar en esas posiciones y que ahora se queden.

Y si acaso se insiste en retirar las curules para los de representación proporcional, tendrá que hacerse en el lapso de los próximos tres años y entonces “ver qué pasa, porque ahorita ya hay diputados electos plurinominales y tienen derechos adquiridos, por lo que pretender quitarlos, se entraría en un proceso inmenso legal y no llevaría a nada bueno”.

Conago perdió fuerza

En otro orden de ideas, ante la propuesta de los gobernadores de MORENA recién electos, que han manifestado que darán por terminada a la Conferencia Nacional de Gobernadores, el diputado panista local resaltó que la Conago perdió fuerza para lograr acuerdos con el presidente.

“Ésta pasó a ser una fuerza, no contra el presidente, sino para entablar esa comunicación y no pasar desapercibidos. La verdad la Conago con el gobernador de San Luis Potosí -Juan Manuel Carreras-, se vio muy abajo, con Carreras no metió esa presión”.

Pero también el grupo de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), dijo, ha tenido altas y bajas”, y en la actualidad, se ve un grupo de gobernadores del PAN y otro de los de MORENA, “se verá como un congreso, muy politizado y radical, ojalá que el presidente los escuche, porque ni siquiera a los de casa escucha”, y lo que se deberá promover es que esas agrupaciones tengan diálogo con el Ejecutivo.

Refirió que la Conago tuvo una vida de 22 años, “sin embargo, con este presidente es imposible que cualquier agrupación pueda funcionar, pero creo que el último esfuerzo se tiene que hacer”.