Redacción / El Heraldo

Los bienes que conforman el patrimonio de la Universidad Autónoma de Aguascalientes son inalienables, imprescriptibles e inembargables, por lo que no puede constituirse sobre ellos gravamen alguno, recordó el abogado Jesús Eduardo Martín Jáuregui.

Explicó que así lo establece la Ley Orgánica de la institución en su Artículo 36, fracción I, por lo que desincorporar bienes, aunque no se usen, implica no sólo que se puedan embargar, sino rematar, frente a un crédito fiscal millonario con el IMSS al que habría que buscar otras soluciones y también las respectivas responsabilidades.

En entrevista con El Heraldo, el catedrático universitario y exsecretario general de la UAA consideró grave que con un pendiente tan grande la institución no haya hecho un plan de pagos y, en cambio, haya continuado con obras superfluas y contratos irregulares a favor de integrantes de la Junta de Gobierno, en vez de buscar alternativas reales de solución.

Además, esto tendría que pasar al Congreso y sería grave sentar el precedente de que el Legislativo acepte desincorporar bienes de la UAA para cubrir deudas cuyo pago no se previó.

Martin Jáuregui destacó que el Código Fiscal de la Federación señala también limitantes para el embargo de bienes de entidades públicas bajo el criterio de no afectar los servicios.

Es decir, hay muchos mecanismos legales que pueden utilizarse para defender las propiedades universitarias, además de que la UAA es patrimonio de los aguascalentenses que, interesados en que funcione adecuadamente, merecen clara rendición de cuentas.

Ante ello, es una oportunidad extraordinaria este momento para que se haga una rendición de cuenta clara, se encuentren responsabilidades, si las hay, se busquen alternativas de solución que no sea sacrificar el patrimonio a través de un mecanismo que, parece, aprovecha la oportunidad de desconocimiento e inexperiencia de nuevos consejeros universitarios, para concretarlo.