Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su Gobierno no busca estatizar la industria eléctrica, sino poner orden, y puso como ejemplo la carta de nacionalización que hizo el ex Mandatario Adolfo López Mateos.

“Ahora hay una polémica porque lo mismo, de las farmacéuticas sucedía en la industria petrolera, en la industria eléctrica, ahora hay protestas porque estaban haciendo jugosos negocios en la CFE no solo a costillas del erario, sino afectando al pueblo porque al pagar más por la energía eléctrica que se les compraba a estas empresas tenía que aumentar el precio de la luz y ahorita hay una campaña hasta en los periódicos más famosos del extranjero que vamos a estatizar. No, lo que estamos haciendo es poniendo orden y acabando con la corrupción que existía en la CFE, influyentismo, corrupción, sobreprecios, de todo”, afirmó en su conferencia mañanera.

“No es estatismo. Yo recuerdo dos acciones importantes para reencauzar la vida pública de México a partir de poner por delante el interés del pueblo y la Nación, la expropiación petrolera en 1938 porque las compañías petroleras se sentían dueñas de México”.

“La otra decisión importante fue la que tomó Adolfo López Mateos en 1960 para nacionalizar la industria eléctrica porque lo mismo, porque había que electrificar al País y las empresas particulares sólo veían el negocio, no vamos a llegar hasta allá, no es eso. Aquí se trata de poner orden y acabar con la corrupción, yo hice el compromiso de que no íbamos a modificar las reformas estructurales, la reforma energética, y lo voy a cumplir, pero estas medidas son necesarias para garantizar que no aumente el precio de la luz”.

Después, el Mandatario federal pidió al vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, que leyera la carta del ex Presidente priista.

“No sé, fíjense cómo eran algunos gobernantes de México, esto ayuda mucho. Ojalá busquen ustedes que lo pueden todo gracias a la tecnología, hay una carta que escribió Adolfo López Mateos cuando la nacionalización de la industria eléctrica, pónganla”, dijo López Obrador.

“Esta carta la da a conocer el 27 de septiembre que se toma posesión sobre el estado de la industria eléctrica”, aseguró Ramírez para dar paso a la lectura.

“Les devuelvo la energía eléctrica que es de la exclusiva propiedad de la Nación pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del País intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros.

“Ni un paso atrás fue la consigna de don Lázaro Cárdenas del Río al nacionalizar nuestro petróleo. Hoy le tocó por fortuna a la industria eléctrica”.

“Pueblo de México, los dispenso de toda obediencia a sus futuros gobernantes que pretendan entregar nuestros recursos energéticos a intereses ajenos a la Nación que conformamos”.

“Ningún extranjero necesita convertirse en accionista de las empresas públicas”.

“Sólo un traidor entrega su País a los extranjeros”.

“En México la Constitución es muy clara: los recursos energéticos y los yacimientos petroleros son a perpetuidad propiedad única y exclusiva del pueblo mexicano. El resto de las especulaciones al respecto son traición a la Patria; industrializar el País no implica una subasta pública de nuestros recursos naturales ni la entrega indiscriminada del patrimonio de la Patria. Firma Presidente Adolfo López Mateos”, concluyó el vocero.