Hablar y pedir cualquiera lo hace, el asunto está en saber lo que se va a decir y que además tenga lógica, de otra manera es tratar de distinguirse a sabiendas que la respuesta no es de bote pronto, sin embargo su intención es dejar la sensación que es un versado en el tema, por lo que sus cercanos lo felicitarán por tener anhelos tan brillantes.

Eso fue justamente lo que sucedió con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), Raúl González, que con un aire de perdonavidas le exigió al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Arturo Martínez Rodríguez, la creación de nueva infraestructura ante el crecimiento de afiliados y sus dependientes, además de mejorar la atención de la parte administrativa, demandas que exigió, deben atenderse a la mayor brevedad.

Sobre el particular, intensificar los servicios que se proporcionan a la derechohabiencia se puede hacer aquí, ya que el personal depende de la delegación, por lo que bastaría con hacer unos ajustes a nivel de las distintas jerarquías para que se note un provecho, lo mismo que las citas médicas en la fecha fijada y en caso de que el especialista no esté disponible otro cumpla con la agenda pero que no se difiera.

Lo contrario es sobre la creación de mayor infraestructura (nuevo hospital y unidades de medicina familiar), ya que esto es competencia de la Dirección General del IMSS, que decide cuándo y dónde se habrán de construir los centros de atención médica, inclusive el propio dirigente empresarial reconoce que todo está centralizado, al citar que “nos parece que la política federal en materia de salud sigue quedando a deber a la sociedad”.

El planteamiento y queja no es algo nuevo, cada cierto tiempo lo reciclan los sectores patronal y sindical para dejar constancia de su “enorme preocupación” de que “nuestros colaboradores” (como cita González a los trabajadores) reciban el cuidado que corresponde.

Ciertamente, Aguascalientes requiere de un cuarto hospital general, de lo cual se ha comentado en varias ocasiones Con Usted y no se requiere ser un experto para entenderlo así, basta con saber que cada año se generan entre 10 mil y 12 mil empleos y que multiplicados por los dependientes directos se tiene un aproximado entre 50 mil y 60 mil nuevos incorporados que cada doce meses se integran, por lo que si el Hospital General de Zona Número 3 (HGZ-3), que fue inaugurado el 15 de noviembre de 2017, ya está rebasado puesto que a estas alturas se tiene de 250 mil a 300 mil nuevos afiliados en el estado y área circunvecina.

Es inobjetable que hace falta construir otro nosocomio y no porque lo digan los patrones, sino que está a la vista ante la demanda, que pese a todo no se ha desbordado pero que deben entenderlo en las oficinas centrales que se requiere darle curso para que no suceda.

Para lograr ese fin no es cuestión de presionar aquí, sino de hacerlo saber en la capital del país, que es en donde pueden tener la respuesta, misma que por cierto tarda años como se pudo comprobar con el tercer hospital, por consiguiente hay que actuar con mesura y no tratar de demostrar músculo donde no hace falta.

EN CAÍDA LIBRE

La confianza que por décadas se tuvo en los servicios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se ha ido por la cloaca, como quedó demostrado –por enésima ocasión– con el apagón que la semana pasada duró nueve horas y que afectó gravemente al HGZ-1 del IMSS (Clínica Uno) al tener que trasladar a parte de los pacientes a los demás hospitales.

En este mismo espacio se llegó a mencionar que la CFE era un ejemplo por la rapidez con que atendía las 24 horas del día los desperfectos que se presentaban por tormentas eléctricas o algún otro imprevisto, eran los tiempos en que el ingeniero Manuel Díaz Castorena fue superintendente regional y quien personalmente atendía la emergencia, por lo que había cuadrillas de trabajadores que de inmediato se desplazaban para corregir las anomalías.

En la actualidad ocurre lo contrario, de primera instancia no hay quién conteste el teléfono para atender emergencias y cuando lo hacen se comprometen a que “pronto” se atenderá el problema, pero pueden pasar varias horas o hasta el día siguiente cuando se logre la reconexión. Se desconoce si esas son las instrucciones del director general Manuel Bartlett, pero la cuestión es que constantemente hay sectores que se encuentran en penumbras sin que se observe el interés de tener en cuenta la exigencia social.

Sobre lo puntualizado, Eduardo Llamas Esparza, ex presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos Electricistas de Aguascalientes, señaló que los continuos apagones que tienen lugar en varias partes del estado, son producto de la falta de recursos por parte de la Federación para invertir en un mejor suministro de energía.

Añadió que no se debe encontrar culpas en otra parte, basta con reiterar en la solución, por lo que “esperaría que se tomen cartas en el asunto sobre esta parte, ya no podemos echarle la culpa a nadie, vale la pena seguir insistiendo en que se tenga la inversión a nivel federal”.

Sostuvo que si de las oficinas centrales no se envían los recursos para tener una mejor infraestructura seguirán las fallas que tanto afectan a la comunidad en general, por lo tanto “se debe invertir en instalaciones eléctricas, en más personal, en más transformación, para eliminar las fallas que tiene la suministradora y aquí nuevamente reitero la inversión, aquí se ve la falta de recursos, lo que ha dejado de mandar el Gobierno Federal”.

Sostuvo Llamas Esparza que es un hecho que en diversos sectores ha fallado el Gobierno central, principalmente en el suministro adecuado de medicamentos en los hospitales, que no tenga dinero para mejorar la educación, ni para infraestructura “y mucho menos en materia de energía eléctrica” y la mejor prueba son los apagones que cada vez son más frecuentes, “reflejo de que no se le está dando lo necesario a los diferentes organismos para que puedan operar como debe de ser”.

La exigencia ciudadana a nivel nacional es que el Gobierno Federal “se ponga las pilas” y deje de echarle la culpa de sus limitaciones a pasadas administraciones, que actúe en lo que concierne al presente con cara al futuro y que al igual que con la CFE, canalice los recursos necesarios para que se puedan solucionar los problemas que padece una gran parte de la población, puntualizó el ex líder de los profesionales mecánicos y electricistas.

LA CLAVE ES DIVERSIFICAR

Es fundamental tomar con seriedad la diversificación de la economía local, apostarle recursos en función que las industrias no caminan solas, por lo que es necesario estudiar, analizar y tomar medidas sobre cada una de ellas para que den un mejor resultado, señaló el presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes, José Gil Gordillo Mendoza. Por ejemplo, la industria del mueble está en pleno desarrollo y lo mismo podría decirse de la industria agroalimentaria, la de minerales, maquinaria y equipo, en virtud que los 50 o 60 millones de pesos que representan no significan para la economía del estado. Lo contrario sucede con los servicios, principalmente hospedaje y restaurantes, en que hubo un aumento en sus ingresos del 23.8% en comparación con abril pasado, asimismo el comercio se benefició de la Feria Nacional de San Marcos, lo que permitió que de abril de 2021 al mismo mes de 2022 tuvo un 3.6% más de valor en sus ingresos. Reiteró que lo descrito es positivo, pero aún falta que penetre en todo el comercio de la entidad para que pueda crecer de un 5 a 10%. A otros sectores aún les falta desarrollarse mucho más, entre ellos el de Apoyo a los Negocios, que de abril de 2021 a abril pasado tuvo una reducción de 25% en sus ingresos. En este sentido, Gordillo Mendoza subrayó que no se trata de desalentar lo que fue la Feria de San Marcos, pero no se debe perder de vista que aún cuando hoteleros y restauranteros aumentaron sus ingresos en casi 24%, a otros sectores económicos les falta mucho para lograrlo, lo que debe analizar y tomar las acciones necesarias la próxima administración estatal.