Aguascalientes tendrá su propio semáforo para el manejo del COVID-19 y la respectiva toma de decisiones, anunció en entrevista el gobernador Martín Orozco Sandoval, al no coincidir los datos que presenta la Secretaría de Salud Federal con los que se tienen en la entidad y el trato que se ha dado al estado.

Explicó que no coincide con el tema del semáforo amarillo en el que ha sido colocado Aguascalientes, por lo que atendiendo la sugerencia del presidente López Obrador, de dar la libertad a los estados para la toma de decisiones, “haré mi propio semáforo”, dijo.

Sobre el reinicio de actividades del sector industrial y otros giros que se desencadenan ante la demanda del primero -como el comercial y gastronómico-, dijo que en todos los casos la implementación de protocolos sanitarios que permitan prevenir contagios o dar atención oportuna cuando lo amerite, será indispensable.

En virtud de la variación en los números que presenta el sector salud local y los que más tarde da a conocer diariamente la autoridad central, es que dijo desconfiar en la información que se dice en las conferencias que encabeza el subsecretario de Salud Nacional, Hugo López Gatell, pues recalcó, “la verdad es que nada más son datos”.

Refirió que Aguascalientes está en semáforo amarillo por presentar muchos casos positivos, pero la autoridad central no toma en cuenta que eso ha permitido un mayor control de la pandemia, pues hay más recuperados y menos decesos; “si yo quiero pasar al verde, tengo que tener menos positivos, entonces, ¿hago menos pruebas?, eso es una irresponsabilidad”.

Orozco Sandoval subrayó que en la semana que termina se inició la actividad con un 20% de la industria local, y la próxima semana tal vez será el 40%, y así paulatinamente se irá incorporando más gente a la producción, por lo que la movilidad será más notoria, de ahí el llamado que se ha hecho a la ciudadanía para que no se relaje en sus cuidados para que no repunten los contagios y se tenga que volver atrás y otra vez al aislamiento.

Y es que la ciudadanía no puede permanecer más encerrada, pues el costo económico está siendo muy fuerte, sostuvo; por lo que consideró que es tiempo de la reactivación y ver cuántas empresas están en condiciones de volver, pues habrá muchas chicas o medianas que no estarán en condiciones de reincorporarse, entonces esto permitirá valorar la situación real de la afectación.

Finalmente, puntualizó que son 4 crisis que se tendrán que enfrentar: “la de salud, la económica que ya se están viviendo, la de inseguridad y la de salud mental, que en mayor o menor dimensión se están viviendo”, por eso la necesidad de tomar decisiones, pues el COVID-19 no va a desaparecer y nadie ha tenido la semana “pico”.