Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Luego que la CFE culpara del apagón del lunes a la quema de un pastizal, a generadores privados y a jueces por otorgar amparos, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que hay un grupo que no quiere a Manuel Bartlett, pero que el funcionario depende del Ejecutivo.

“Yo respeto a todos, pero hay un grupo que no quiere a Manuel Bartlett, porque la instrucción que tiene Manuel Bartlett, es más, no es con Manuel Bartlett, es con el Presidente, porque Manuel Bartlett depende del titular del Ejecutivo, yo lo nombré.

“Piensan que Manuel Bartlett está viendo los contratos con Iberdrola, es el intransigente, no, es que yo le estoy pidiendo que vea esos contratos, yo lo estoy exigiendo que vea eso, porque no vamos a ser cómplices de corrupción”, señaló en conferencia.

El Mandatario federal aseguró que hay campañas en contra de los servidores públicos que tienen un pensamiento más cercano al suyo, pero a los funcionarios “moderados fresas” no los tocan.

“Entonces hacen campañas en contra de los servidores públicos, no contra todos, porque a los que ven moderados fresas, a esos no los tocan, a los que ven con más definición, más cercanos a lo que piensa el Presidente, a esos les dan pero duro. Me doy cuenta, pues, de todo esto”, comentó.

López Obrador afirmó que con lo del apagón se busca hacer un escándalo, porque los particulares que recibieron permisos para generar energía quisieran que se les entregara el sector y se destruyera a la CFE.

“Lo que pasa es de que desde Salinas de Gortari se apostó a privatizar la industria eléctrica. Durante el Gobierno de Salinas, en 1992, se reformó una ley secundaria para empezar a entregar permisos a particulares.

“¿Que buscaban? Quedarse con el mercado de la energía eléctrica. Eso era lo que buscaban, desde el principio, y esto llevaba a la par ir destruyendo a la Comisión Federal de Electricidad, quitarle el mercado a la Comisión Federal de Electricidad, arruinarla. Algo parecido a lo que echaron a andar en contra de Pemex”, acusó.

“Entonces, hay un problema, como este apagón y hacen un escándalo, y se supone de que ‘ya es la debacle de la Comisión Federal de Electricidad’, cosa que ellos quisieran, que ansían para que se entregue el sector a los particulares, entonces es un asunto de negocios básicamente, nada más que al Presidente de México el único negocio que le importa es el negocio público”.

El Presidente agregó que con el cambio de Gobierno se decidió apoyar a la CFE por ser una empresa pública y terminar con los “contratos leoninos” de particulares, quienes, aseguró, cuentan con “voceros” que los representan.

“Con el cambio, nosotros decidimos apoyar a la Comisión Federal de Electricidad, porque es una empresa pública, y si lo que predomina en el sector energético es el lucro pues no vamos a poder garantizar precios justos para el consumidor de energía eléctrica, ni para las familias el uso doméstico, para las empresas.

“Yo he hecho el compromiso de que no va a aumentar el precio pero necesitamos que no haya abuso, necesitamos que haya ganancias razonables, que estas empresas no mantengan contratos leoninos, y necesitamos fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad”, reiteró.

“Entonces, estas empresas tienen voceros en México y en el extranjero, por ejemplo el periódico El País, de España, es un defensor de la privatización de la industria eléctrica, porque estas empresas, tienen también acciones seguramente en ese periódico. Y aquí en México, pues el periódico que representa a ese sector privado, nacional o extranjero, es el REFORMA”.