Hasta cierto punto es normal que se diga que Aguascalientes es una de las ciudades más seguras del país, donde se respira un ambiente de orden y tranquilidad, porque nadie vende bolillo frío, pero la situación es muy distinta y así lo revelan los números que aportaron el Poder Judicial del Estado y la Fiscalía General.

La magistrada presidenta del Supremo Tribunal de Justicia, Gabriela Espinosa Castorena, señaló en su informe que durante los últimos tres años aumentaron las violaciones, los homicidios dolosos y los intentos de feminicidio, y en lo que se refiere a la violencia familiar se duplicaron los casos, mientras que el robo es el delito de mayor realización.

El caso particular de los delitos sexuales debe ocupar una atención especial, ante el incremento que registra la violación, al llegar a 111 en 2020, 63 en 2019 y 42 en 2018, lo que exige a las instituciones oficiales y organismos particulares trabajar más en torno a este tema, máxime que en lo que va de 2021 se han producido varios casos catalogados como feminicidios.

En 2020 los delitos que más se registraron fue el robo con 765 en todas sus modalidades; 295 contra la salud, 284 daño en las cosas culposo; 256 lesiones dolosas y 134 amenazas, y los asuntos concluidos fueron 1,536.

Respecto al Sistema de Justicia para Adolescentes, los principales delitos fueron: 86 contra la salud; 14 por robo; 14 atentados; 14 violación en todas sus modalidades; 10 atentados al pudor; 6 lesiones dolosas; 6 daño en las cosas culposo, y en total fueron concluidos 139 asuntos.

Es difícil entender que alguien se pueda vanagloriar de que aquí existe paz y sosiego, cuando son demasiados los delitos que perjudican a la sociedad, como el homicidio doloso que se ha incrementado, al presentarse 55 el año pasado, contra 49 en 2018 y 47 en 2019; en secuestro exprés se presentaron 10, igual que el año anterior y 6 en 2018. La tentativa de feminicidio ha estado vigente con 3, 7 y 2 en los sucesivos años, mientras que la violencia familiar ha ido al alza, porque en tanto en 2018 fueron 41 hechos, el siguiente año 102 y en 2020 119; el incumplimiento familiar fueron 39, 55 y 54 casos, respectivamente y en aborto sólo hubo uno en los tres años.

El trabajo que desempeña el Poder Judicial se refleja en los 234 expedientes que se inician por día, además en 2020 se dictaron 206 sentencias, mientras que en acuerdos y audiencias fueron 2 mil 678 actuaciones.

Un dato que refleja que las parejas no están dispuestas a alargar la unión son los 4 mil 227 divorcios encausados y 2 mil 387 procedimientos especiales, con lo que cerraron una etapa de su vida.

También están los 15 mil 603 juicios mercantiles y de ellos 15 mil 128 son cobros de pagarés.

Por su parte, el fiscal general Jesús Figueroa Ortega destacó que el robo domiciliario se mantiene como el mayor problema de los aguascalentenses, lo que se da a casa habitación como comercios, presentándose al mes un promedio de 300 denuncias, cifra que da cuenta del atrevimiento de los ladrones y de los problemas en que meten a los habitantes al tener que presentar la acusación con todo lo que esto significa en tiempo y recursos y que a final de cuentas muchas veces no se recupere lo hurtado.

Donde ha habido una disminución es en el robo de vehículos, al asegurar que en 2020 fue la cifra más baja de los últimos 18 años y los secuestros disminuyeron 16%, sin precisar cuántos fueron en cada caso, como tampoco lo hizo en el de robo de ganado, al citar que se redujo en 31%, mientras que en el esclarecimiento de homicidios fue de 70%.

El dato que sí concretó fue el decomiso de narcóticos, como el que tuvo lugar en San José de la Ordeña, de 108 kilogramos de cristal, con lo que se evitó la venta de 324 mil 900 dosis.

Está claro que es mucho lo que falta por hacer, para, en primer lugar, evitar que ocurran los hechos delictuosos, y en segundo, una vez consumados, dar con el paradero de los responsables y que paguen por lo que hicieron, sólo así podrá decirse que esta entidad es un buen lugar para vivir.

VOLVIÓ LA CALMA

Luego de varias semanas de intranquilidad ante la posibilidad de que pudiera alargarse la suspensión de labores, finalmente las armadoras de automóviles y las empresas de autopartes retomaron el ritmo de producción, lo cual devolvió la serenidad al estado.

Como se ha mencionado en otras colaboraciones, gran parte de la economía local se sustenta en la derrama que genera la industria automotriz, que hoy por hoy es la más importante en materia laboral con casi 53 mil empleos directos y 35 mil indirectos, por lo que todo lo que suceda en torno a la misma centra la mirada.

El anuncio que hizo el líder sindical Rogelio Padilla León, de que todas las plantas ensambladoras de automóviles han regularizado sus actividades es una buena señal, tras tres semanas de paros técnicos y aquellos que fueron obligados ante la falta de gas, aunque aclaró que están por retornar 2 mil trabajadores en función que las armadoras de otros estados todavía no laboran de manera normal, entre ellas la Mazda, Honda, General Motors y Chrysler.

En lo que están atentos es en relación al suministro de componentes electrónicos fabricados en Asia, que ha sido un factor para frenar la producción, pero se espera que una vez regularizado el envío se alcance el nivel programado en cada montadora. El 10% de las empresas que proveen las autopartes trabajan de acuerdo con las líneas de producción y van conforme la suficiencia de los componentes, cuestión que podría durar hasta el mes de mayo, lo que obliga a que esos 2 mil empleos se mantengan en paros técnicos intermitentes.

De cualquier forma, los otros 88 mil puestos de trabajo lo hacen de manera normal, por lo que el beneficio general a la vida económica de Aguascalientes está a la vista, con un ingreso que llega directamente al comercio y la industria, por lo que el beneficio social es global.

CARMELITA

Un nombre que las nuevas generaciones no conocen pero que la historia político-administrativa registra como la mejor presidenta que ha tenido el Municipio de Aguascalientes. María del Carmen Martín del Campo Ramírez estuvo al frente de la comuna de 1957 a 1959, convirtiéndose en una de las primeras en el país que alcanzó ese cargo, luego de que el presidente Adolfo Ruiz Cortínez cumplió el compromiso que asumió en campaña y el 17 de octubre de 1953 se hizo realidad el voto a la mujer. Carmelita, como la conocía el pueblo, fue una persona de convicciones muy firmes y que demostraba en su labor diaria, misma que compaginó con la gerencia del Banco del Centro. En su período se propuso apoyar a las esposas de los bebedores “descarriados”, que por andar en la parranda no iban a su hogar durante toda la noche, por lo que dispuso que las cantinas tenían que cerrar a las cero horas, lo que motivó un “motín” de los propietarios de esos negocios y que llegó hasta el gobernador Benito Palomino Dena, quien no logró convencerla que diera marcha atrás a su decisión. Para la alcaldesa no era fácil llevar a cabo sus planes ya que se enfrentaba el muy arraigado machismo, que se hacía mil cruces cómo era posible que ella estuviera al frente al municipio, pero acostumbrada a trabajar en un medio dominado por hombres, como era el bancario, no le era ajeno hacerlo en la administración pública. Fue una época en que los empresarios y adinerados no necesitaban de firmar un documento para que la gerente del Banco les autorizara un préstamo, le bastaba con conocer a la persona para confiar en su palabra, algo que naturalmente no sucede en este tiempo. Después que concluyó su gestión en el Ayuntamiento, Carmelita continuó participando en actividades partidistas, lo que la llevó a ser diputada en la LI Legislatura del Estado y encargarse de los dineros del Congreso, lo cual nunca fue del agrado de varios de sus compañeros porque cada peso que salía o se gastaba tenía que justificarse, por lo que seguramente ha sido el trienio en que más cuidado se ha tenido con los recursos que tenía a su disposición el parlamento.