Recordando un poco el viaje que hice a Guadalajara hace un mes, vengo a compartirles una anécdota que viví junto con mi familia, sin afán de exhibir ni tirar mala vibra, más bien de hacer notar una observación que puede ayudarte a crecer exponencialmente si estás viviendo la misma situación o algo similar en cuanto a imagen y presentación con tu público…

Todo empezó cuando nos subimos a un taxi para que nos llevara al hotel. Llevábamos el celular como GPS para saber por dónde era la ruta y cuánto tardábamos en llegar. El punto es que la avenida tiene muchos edificios altos y cuando llegamos, no ubicamos si ahí era el hotel o había un error; ni el conductor estaba seguro. La app mostraba fotografías, pero no había nada de su apariencia por fuera, no había un nombre a la vista.

Al final, bastó con preguntar a unos guardias de seguridad que parecían confiables y nos confirmaron que ahí era el hotel que buscábamos. No hubo mayor problema; la justificación era que estaban en una transición de cadena, pero aun así la planta baja no parecía lo que era, la fachada no les favorecía, lo que me puso a pensar… ¿Cómo influirá eso en sus ventas?

Afortunadamente supimos resolver. Se había hecho la reservación en una plataforma confiable, pero el punto está en cómo tú como negocio te presentas ante el mundo. La tecnología ha agilizado la búsqueda de lugares, pero piensa por un momento en un lugar comercial que te guste mucho, puede ser un restaurante, una tienda, un hotel… Y ahora reflexiona si lo ubicas a la primera o tienes que preguntar para poder llegar ahí.

Si tienes un local, una oficina o un establecimiento, no sólo hay que indicarle a Google Maps dónde te ubicas, también hay que hacer tarea en el plano físico; es decir, invertir en letras luminosas, crear un escaparate visualmente atractivo, pintar las paredes, hacer todo aquello que te ayude a captar la vista de la gente a la que le quieres ofrecer tus servicios y/o productos.

Además, tu espacio de trabajo debe cumplir con la imagen que deseas transmitir. Es importante no juzgar, pero también lo es brindar una buena primera impresión. Reconoces una tienda departamental por su esencia, no porque alguien te lo indique verbalmente, o al menos en teoría eso debería ser, o de lo contrario tus ingresos se verían limitados por falta de confianza y otros obstáculos que te menciono.

Si te soy honesto, tal vez el título debería ser “Si eres tú y tu fachada”, porque si te identificaste al leer esto, tienes el poder de cambiar esta circunstancia. Subraya o toma nota de lo que te sirva y aplícalo; tu éxito es mi éxito.

Sitio web: www.molonetmx.com
Facebook, Instagram y X: @molonetmx
LinkedIn: Hugo Morales Lozano