La Guardia Sanitaria integrada por 60 elementos, realizó ayer un operativo especial en centros y plazas comerciales para medir el aforo de clientes, por lo que al detectar excesiva gente en Altaria y Galerías, cerraron momentáneamente los estacionamientos para despejarlos, esto con el apoyo de la Policía Municipal. En algunas tiendas de renombre fue necesario desalojar gente hasta limitar el acceso permitido, lo que si bien generó molestias en algún momento entre los compradores del El Buen Fin, terminaron por comprender que se trata de respetar los protocolos sanitarios y apoyar al buen desarrollo de esta estrategia comercial.