La Copa América sigue su rumbo con la tercera jornada de la fase de grupos que va aclarando cuáles serán los equipos contendientes a llevarse el campeonato en esta edición. A diferencia de otros años en los que Brasil y Argentina eran favoritos, ahora son solo los pentacampeones los que se ven muy por encima de los demás contendientes.
Ayer se midieron dos equipos que en años pasados eran considerados como potencias, pero que han entrado a una etapa de recambio generacional que parece les está pesando en su juego. Chile y Uruguay se vieron las caras en un juego típico de Sudamérica, muy peleado, con muchas faltas y no tanta claridad ofensiva.
Para sorpresa de muchos, la escuadra andina fue la que rompió el empate a cero gracias al exjugador de Tigres, Eduardo Vargas, que tuvo una gran combinación con Ben Brereton para escaparse por la pradera derecha, entrar al área y sin mucho ángulo pegar un fierrazo con potencia que se terminó colando en el arco de Muslera, quien poco pudo hacer ante la potencia del remate. Con la ventaja Chile se dedicó a defender, tratando de conseguir su segunda victoria del torneo, Uruguay se fue con todo para evitar su segunda derrota.
Los minutos pasaban sin que los charrúas lograran tener llegadas claras aquejando un problema para crear oportunidades desde hace varios partidos. Tuvo que ser a pelota parada en la que hubo una peinada, la que reencontrara a Uruguay con el gol gracias a Luis Suárez que en su intento por rematar a segundo palo, obligó a Arturo Vidal a meter gol en su propia puerta. Por más que ambas escuadras, sobre todo Uruguay, intentaron llevarse los tres puntos, el empate permaneció hasta el final del partido que tiene más valor para Chile que llega a 5 unidades con una victoria y dos empates en tres partidos, por su parte, Uruguay sigue sin ganar en la Copa América 2020 con solo un punto en dos compromisos.